Verdades y mentiras sobre el acné

En la mayoría de los casos el origen de este padecimiento se debe a procesos hormonales

Cualquiera que sea tu tipo de acné lo ideal es no tocar las lesiones. Busca la orientación de un dermatólogo.
Cualquiera que sea tu tipo de acné lo ideal es no tocar las lesiones. Busca la orientación de un dermatólogo.

David Viveros, dermatólogo, explica que en los casos de acné leve (puntos negros o blancos), puede bastar la limpieza regular con agua y jabón, y la aplicación de un medicamento tópico; para los severos (pústulas o nódulos, incluso pocos), además de medicamentos tópicos, existen los orales, que se encargan de controlar la producción de grasa que secreta la piel.

Cualquiera que sea el caso, lo ideal es no tocar las lesiones y esperar a que el tratamiento haga por si solo su trabajo, eso ayudará a que las lesiones cicatricen más rápido.

Estrés
Cierto: El estrés sólo lo exacerba. En periodos así es factible que la piel produzca más grasa, pero el 90 por ciento de los casos de acné se relaciona con factores hormonales.

Reventarlos
Falso: No es la mejor manera de deshacerse de ellos. Extirpar deja cicatriz.

No maquillaje
Falso: Puedes elegir productos con la leyenda “no comedogénicos” o “no acnegénicos”; no tapará los poros ni provocará erupciones.

Comer grasa
Cierto: La grasa que se consume a través de los alimentos se almacena también en otras zonas, como el vientre o las caderas.

La Prensa