La familia es la base de la sociedad, donde se aprenden los valores, y la práctica de estos constituye el progreso de la sociedad.

¿Cómo mejorar la comunicación familiar?

Crear una comunicación fluida entre padres e hijos, hermanos y otros familiares puede ser fácil, esto va a depender del empeño de todos los miembros

La familia no es solamente un grupo de personas que conviven y comparten vínculos de sangre y apellidos. Es también algo más que una organización de individuos que cooperan entre sí.

Los miembros de una familia se caracterizan por pasar mucho tiempo juntos, pero eso no siempre es garantía de que exista una buena comunicación familiar.

La comunicación en familia debe basarse en la confianza y no en la sospecha. Todos deben saber actuar con empatía, lo que significa ponerse en lugar del otro tanto en el caso de los padres como de los hijos. Y con base en esa confianza familiar y esa empatía es lógico que cada uno mantenga y defienda sus criterios.

Suyapa Gonzales, licenciada en Psicología, dice que “la comunicación en familia no siempre resulta fácil debido a la falta de tiempo, a las múltiples obligaciones y, en otro orden, debido a las diferentes edades de los hijos y su diferente madurez.

Para mejorar la comunicación familiar es indispensable tener paciencia, saber escuchar, tratar de no entrar en conflictos, interesarse más por los miembros de la familia, aprender a comunicar las emociones, entre otras cosas, afirma Gonzales.

A veces, la comunicación brilla por su ausencia en las familias y tanto a corto como a largo plazo salen las consecuencias negativas entre las personas.

Comunicarse no solo consiste en intercambiar palabras entre los miembros de la familia, tiene más que ver qué decimos, cómo lo decimos, por qué, cuándo y el significado real de las palabras.

El lenguaje no verbal también juega un papel primordial, puesto que este lenguaje junto con el verbal se deben fusionar.

Teniendo claro que la familia es una jerarquía de amor. Para terminar con la receta de la comunicación en la familia “debemos escuchar más y hablar menos, comprender a los demás y expresarnos con cariño y afecto”, dice Suyapa Gonzales, experta en psicología.

Qué es recomendable
1. Sé una persona que sabe escuchar: de esta manera ayudas a tu hijo a que opine sobre algún determinado tema.

2. Demuestra empatía: con esto estarás en sintonía con los sentimientos de tus hijos y les harás saber que los comprendes.

3. Sé un buen ejemplo a seguir: recuerda que los niños aprenden a través de lo que ven, siempre utiliza el lenguaje adecuado que sea entendible y respetuoso.

Qué no es recomendable
1. Insultar o echar culpas: con esto solo se logrará que haya confusión en los niños y que exista una muy mala comunicación.

2. Mentirles o decirles verdades a medias a tus hijos: si se quiere lograr una buena comunicación esto no es recomendable.

3. Gritar o amenazar: definitivamente esto no se debe hacer, esto solo obstruye la buena relación y comunicación con tus hijos.