Los beneficios del ballet para los niños

Expertos explican los beneficios del ballet y rompen los estigmas que existen a su alrededor

Más allá de la conmovedora historia planteada por Billy Elliot, la película estrenada en el año 2000 sobre el chico que conquista el sueño de convertirse en bailarín de ballet, el filme mostró una realidad: todavía pesaba el estereotipo de que esta disciplina artística no es para los niños.

“La película fue un parteaguas, los niños comenzaron a ver como posibilidad estudiar ballet”, dice el maestro Alejandro Jáuregui, profesor de la Escuela Superior de Música y Danza.

Pero detrás de los números están las experiencias de algunos “Billy Elliots” que Jáuregui afirma conocer de primera mano.

Unos 20 años atrás, relata Jáuregui, los pocos niños que estudiaban ballet le contaban que su círculo de amigos era nulo porque en la escuela sus compañeros no aceptaban que bailaran. Incluso hubo quienes ocultaron que tomaban las clases.

“Hoy, la aceptación ha mejorado nacional y localmente. Los chicos tienen amigos en sus colegios que saben que son alumnos de ballet, pero -y aunque son menos- todavía hay niños a los que les hacen bullying”, comenta el maestro.


Contra el estigma. Roberto Machado, docente, delinea las tareas a cumplir para eliminar la mentalidad que deriva en comentarios discriminatorios y animar a los niños a aprender la disciplina.

“Buscamos que desde más temprano, desde la infancia, se comience a tener conciencia. Que los padres de familia sepan que es una carrera seria y difícil donde se dedican muchas horas de trabajo y se desarrolla el carácter y la fuerza de los chicos.

También es importante, recalca, que se rompan los mitos en torno a las instituciones de enseñanza de las artes, que tienen fama de elitistas. Para esto, la clave es el acercamiento.

Si a las escuelas donde los niños cursarán su educación básica, padres y madres asisten para pedir informes, lo mismo aplica si sus hijos expresan el deseo de ser bailarines, dice Machado: deberían acercarse a los planteles y pedir informes sobre los programas, los talleres, los beneficios que la danza brinda al desarrollo físico y emocional de chicos y chicas.

“Ejercitan sus músculos todo el tiempo, desarrollan fuerza, elasticidad y potencia como atletas. Desde el punto de vista psicológico, son estudiantes que se saben evaluados y se autoevalúan, por eso tratan de ser mejores constantemente”, agrega Jáuregui.