Familiares o amistades muchas veces no tienen la prudencia para saber qué decir ante una primeriza. Lo ideal es compartir su opinión cuando sea solicitada.
Familiares o amistades muchas veces no tienen la prudencia para saber qué decir ante una primeriza. Lo ideal es compartir su opinión cuando sea solicitada.

Cosas que no le debes decir a una primeriza  

Uno de los retos de esta etapa es tener que lidiar con las expectativas de propios y extraños

Cuando eres madre por primera vez te sientes insegura, ansiosa, al mismo tiempo que inmensamente feliz.

Es evidente que el principal pensamiento de toda mujer que comienza esa fase de su vida es ser la mejor mamá para ese bello ser que acaba de dar a luz.

Es inevitable no sentir temor ante lo desconocido. El no saber cómo actuar ante una situación imprevista, como cuando tiene el bebé su primer vómito o fiebre pone de correr a cualquiera.

Debemos tener claro que lo que una mujer requiere en sus primeros meses como mamá es apoyo, orientación.

co-mama1-261018(800x600)
Consejo: solo si se le solicita, ayude, sugiera, no trate de imponer su criterio y menos desautorice a la madre frente al hijo, si este es mayorcito.



Comprender que su vida ahora gira entorno a cubrir las necesidades básicas de su hijo: alimentarlo, mantenerlo limpio y seguro. No está bien que se le abrume con listas de recomendaciones cuando ella no ha solicitado esa opinión.

Es mejor ofrecer apoyo con frases: “si llegas a necesitar ayuda, no dudes en llamarme”, en lugar de hacerla sentir insegura con expresiones como: “mejor llámame, como eres primeriza no sabes hacer nada”.

Familiares o amistades muchas veces no tienen la prudencia para saber qué decir ante una primeriza.

Lo ideal es compartir su opinión cuando sea solicitada y evite decir las siguientes expresiones:

1. “Mi bebé no hace eso”. Típica frase de comparación que no ayuda en nada, cada bebé es distinto no tiene por qué recalcar diferencias en uno y el otro.

2. “Para cuándo el hermanito.” Es algo que está totalmente fuera de lugar. Para algunas madres puede resultar incómodo o frustrante. Las primerizas apenas están aprendiendo a cómo criar el primero, adaptando su tiempo y economía para atender sus necesidades, no está para que le pregunten por otro hijo.

3. ”Pobrecito, debe tener hambre”. Típica frase que dicen cuando el niño llora. Los bebés pueden llorar por infinitas razones, pero lo malo es que se les ocurre insinuar que es por descuido de la madre.

4. “No lo cargues todo el tiempo”. Típico, dicen que se acostumbrará a los brazos. Nadie puede prohibirle a una madre a que cargue a su hijo, o culparla porque el niño quiera amor o estar cerca de ella.

5. “lo hiciste pegado a vos, lo mal criaste”. Así dicen cuando al bebé no le gusta estar con nadie más. Es lógico, vive una etapa de apego natural a la mamá.

6. “el niño ya está grande, debería hacer...” Entiendan, cada niño es diferente en su desarrollo y necesidades de aprendizaje.

7. “Quedaste gorda después del embarazo”. Es una falta de respeto. No se dice.

8. “Si le das pecho te va a esclavizar, dale pepe”. Es decisión exclusiva de la madre, no se meta.