Peleas entre hermanos, ¿qué hacer?

Los conflictos entre hermanos pueden llegar a generar frustración en los padresal no saber cómo actuar ante ello

San Pedro Sula, Cortés, Honduras

Según la psicóloga Silia Barahona, durante la convivencia y el juego se pueden desarrollar ciertos conflictos, a través de ellos, los niños manifiestan emociones y verbalizan situaciones que puedan estar generándoles malestar por alguna rivalidad o disputa.

Las peleas no son del todo malas, mediante ellas los infantes pueden desarrollar y potenciar habilidades para la vida. Estas les permitirán hacer frente a las demandas sociales, superar obstáculos y establecer límites en su círculo social. Dentro de la convivencia del hogar, los niños pelean con sus hermanos mayormente por los juguetes, los turnos para ver la televisión, compartir el cuarto, la ropa y demás objetos comunes. En esta interacción que puede terminar en pelea, tiene mucho que ver la personalidad de cada uno de los menores implicados.

¿En qué momento los padres deben intervenir?

Para los padres de familia las peleas entre hermanos son situaciones que pueden ser fuentes de estrés; por eso, la primera resolución será dejar que los niños logren arreglar sus asuntos. Pero cuando estas se salen de control, es ahí la oportunidad de los padres de intervenir.

Es un momento serio, cuando en las peleas los niños se están agrediendo verbalmente, cuando ambos se están golpeando o si están dañando las pertenencias uno del otro. Si se ejerce violencia verbal, si es muy intensa puede impactar incluso en la autoestima de quien la recibe.

¿Qué medidas deben tomar los padres en caso de constantes peleas entre sus hijos?

1. Los padres deben de adoptar una conducta en algunos casos imparcial; ni estar de un lado ni del otro, tratar de ser lo más objetivos posible.

2. Dar la oportunidad de que ambas partes se manifiesten a través del diálogo, cada uno se permitirá expresar sus sentimientos y emociones en cuanto a las situaciones generadoras de conflictos y llegar a acuerdos.

3. El expresar y reconocer emociones le permitirá tener esa empatía: en reconocer cómo su comportamiento afecta el sentir de su hermano y lograr ser flexible, consciente y crear ese clima de confianza y seguridad.