11/08/2022
07:55 AM

Más noticias

Pleito de drogas, causa del crimen contra tres policías en Colón

Los agentes Jonathan Josué Ramos y Juan Carlos Murillo Rivera y el clase I Jairo Marcelino Posadas Ortiz fueron atacados el 24 de abril de 2022.

San Pedro Sula, Honduras.

La principal hipótesis en el crimen contra tres policías en Colón es que fue “entre estructuras criminales que se dedican al tráfico de drogas en las que estarían involucrados agentes de la Policía Nacional”.

El 24 de abril asesinaron en una finca de la aldea Agua Amarilla, Trujillo, Colón, al clase I Jairo Marcelino Posadas Ortiz y los agentes Jonathan Josué Ramos y Juan Carlos Murillo Rivera.

Una fuente ligada a los entes de seguridad del Estado confió que la muerte de los tres agentes está ligada al tráfico de drogas.

“No fue una emboscada, a los policías los asesinaron porque interceptaron a otros agentes que transportaban un cargamento de droga y se negaron a que les hicieran un registro”.

Según la fuente, los policías asesinados solicitaron que les dieran parte de la droga o dinero como “coima”, pero los uniformados que llevaban el alucinógeno manifestaron que ya habían pagado a otros agentes que estaban en un retén policial en un punto anterior en la ruta. Los policías que perdieron la vida se resistieron a dejarlos pasar y fue en ese momento que los que llevaban la droga los bajaron de la patrulla, los colocaron boca abajo y los asesinaron a balazos.

El reporte oficial

El día en que ocurrió el triple asesinato, las autoridades de Seguridad dieron a conocer que los tres miembros de la institución habían perdido la vida en una emboscada. La versión de las autoridades policiales sobre las diligencias operativas que realizaban los tres agentes policiales en la zona al momento de ser abatidos a disparos es que regresaban de suministrar combustible a la radiopatrulla, pues aunque la unidad estaba asignada a zonas de Trujillo, por orden de la Secretaría de Seguridad se abastecen de combustible en Tocoa.

Supuestamente cuando regresaban de Tocoa recibieron una denuncia de un carro sospechoso y se desviaron a atenderla a la comunidad de Agua Amarilla, donde encontraron el “pick up” rojo y le dieron persecución hasta una calle de terracería en medio de fincas de palma.

En esa zona, según la versión policial, los policías fueron emboscados por el grupo de sujetos que andaban en un “pick up” rojo doble cabina y placas HAI 1931.La trayectoria balística durante la reconstrucción de los hechos coincidía con esa versión, pues los sujetos le dispararon a la patrulla, que tenía 57 perforaciones de bala.D

espués de los asesinatos, la Policía identificó a la dueña del “pick up” rojo por las placas HAI 1931, quien es una mujer residente de Tocoa. El carro lo andaba su hijo, un supuesto integrante de un grupo delictivo que opera en el Bajo Aguán y Tocoa.

Horas no coinciden

Los jefes policiales aseguraron que la patrulla venía de Tocoa a Trujillo y que habían recibido la denuncia en la mañana a eso de las 9:00 am; sin embargo, uno de los policías que murió pidió a las 11:57 am del 24 de abril (día de los hechos) información a un grupo de WhatsApp sobre un carro “pick up” rojo doble cabina que estaba varado a la orilla de la calle en las fincas de palma.

Los agentes antidrogas hicieron la relación de la muerte de los tres agentes con posibles vínculos con el narcotráfico, pues el policía Juan Carlos Murillo Olivera, asesinado en Agua Amarilla, es hermano del policía Henry Antonio Murillo Olivera, detenido con otros cinco policías y nueve civiles cuando transportaban 50 kilos de coca.

Murillo Olivera está preso y se le sigue el proceso por tráfico de drogas y la Fiscalía tiene 35 medios probatorios.

Otra fuente ligada a la Secretaría de Seguridad confió que se han hecho análisis de los procedimientos practicados a las evidencias recabadas en la escena y “sí, la Policía ya tiene nombres de los sospechosos, están plenamente identificados y se están individualizando”. Advirtió que como ente investigativo no pueden apresurarse en capturarlos para evitar un mal procedimiento que posteriormente los pueda dejar en libertad.