Más noticias

Mujer acusada de matar a su marido es sometida a evaluación psicológica

Erika Montoya, madre de dos niñas, le disparó en tres ocasiones a su esposo tras una discusión.

San Pedro Sula, Honduras

Un experto del Centro Integrado Institucional (Cein) realizó este lunes una evaluación psicológica a Erika Yanina Montoya, acusada de asesinar a su esposo Josué Daniel Vásquez Ochoa (29) en la colonia Montefresco de San Pedro Sula.

Tras el examen, las autoridades de Medicina Forense sometieron a la acusada a una prueba de absorción atómica con la que verificarán si ella disparó el arma de fuego.

Montoya enfrentará en las próximas horas la audiencia de declaración de imputado en el que la fiscalía de Delitos Contra la Vida presentará un requerimiento fiscal por el delito de parricidio.

Móvil

La investigación preliminar de la Policía apunta a que fue la esposa de squez Ochoa, identificada como Erika Yanina Montoya (de 25 años), quien acabó con su vida.

El móvil más fuerte es pasional debido a que la pareja que procreó dos hijos, tenía diez meses de estar separada.

La víctima tenía una nueva relación, lo que desató los celos de Erika Yanina Montoya. Josué Daniel y Erika Yanina al parecer tenían una semana de haber regresado y convivían junto a sus dos hijas en el apartamento que él alquilaba; pero aún continuaba con la otra relación.

Según relatos, la presunta culpable discutió ayer en la mañana con su esposo y lo agredió con un cuchillo, por lo que él acudió a la Fiscalía de turno a interponer la denuncia.

La Policía acompañó al agredido a su apartamento, pero Erika Yanina ya no estaba ahí, por lo que fueron hasta la residencial Real del Puente, adonde anteriormente residían, pero tampoco la encontraron.

La mujer les jugó la vuelta y regresó a la colonia Montefresco, adonde los vecinos le abrieron la puerta del apartamento e ingresó.

Vásquez Ochoa llegó acompañado de su novia y al ingresar fueron sorprendidos por Montoya, con quien reanudaron la pelea. Ella enfurecida sacó una pistola y le disparó hasta matarlo, para luego huir. La novia de Vásquez Ochoa fue testigo del crimen y resultó ilesa.