Yoro, Yoro.

Un médico murió la mañana de este domingo cuando nadaba en la piscina de un hotel en el municipio de Yoro, zona norte de Honduras.

El profesional de la Medicina respondía al nombre de José Abraham Pineda Díaz (38), quien residía en Zambrano, Francisco Morazán.

Información preliminar detalla que el galeno horas antes de morir, estaba tomando bebidas alcohólicas fuera de la piscina del hotel en donde se alojaba, junto con varios de sus amigos.

Lea además: Las detienen por tratar de meter aparatos tecnológicos en cárcel de Choluteca

Luego, todos ellos acordaron llevar a cabo una competencia de natación y ver quién cruzaba primero de un extremo a otro de la piscina. Posteriormente se sumergieron al agua, ya cuando todos habían llegado a la meta, salieron, pero no miraron al doctor Pineda Díaz, por lo que dispusieron a buscarlo y al ubicarlo lo encontraron sin signos vitales.

Al lugar se desplazaron miembros de la Policía y de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) para indagar en lo ocurrido. Por su parte, Medicina Forense del Ministerio Público (MP) trabajó en el levantamiento del cuerpo con base a ley.

José Pineda Díaz cursó medicina general y especialidad en Cuba.
José Galeano, amigo de José Abraham Pineda Díaz, dijo a LA PRENSA que él se graduó como médico cirujano en Cuba, y actualmente se dedicaba a realizar brigadas médicas y a atender de forma gratuita en las zonas rurales de Honduras.

'José era un hombre muy bondadoso, no cobraba en las consultas, solo recibía lo que la gente le quisiera dar y fue así como se ganó el apoyo de muchas personas, de entidades privadas y públicas', agregó.

Se informó que el doctor era originario de Tela y justamente en las últimas horas había sido invitado por el alcalde de Yoro para compartir un momento ameno. 'Eran como cinco las personas que estaban en el hotel, el alcalde salió antes de lo sucedido a comprar una carne y cuando regresó se dio cuenta del fallecimiento de José Abraham', mencionó Galeano.

También se dio a conocer que no era casado, pero deja tres hijos, uno en Zambrano, otro en Estados Unidos y un tercero en Francia.