23/02/2024
08:53 PM

Masacre en iglesia de Copán deja cuatro muertos

Las víctimas son un ganadero, su empleado y una joven madre y su hijo de siete años. La Policía de Honduras ya detuvo a dos sospechosos.

San Pedro Sula, Honduras.

Bajo una profunda consternación, indignación e incredulidad permanecen los pobladores de la aldea Cebratana, municipio de San Juan de Opoa, Copán, lugar adonde la noche del martes ocurrió un tiroteo en el interior de una iglesia que dejó cuatro personas muertas, entre ellos un niño y su madre.

El hecho criminal se produjo a eso de las 7:00 pm cuando unos 50 feligreses se congregaron en la iglesia pentecostal Alfa y Omega para celebrar el culto. Los creyentes iniciaron el oficio religioso con la entonación de alabanzas, cuando cuatro hombres armados y encapuchados entraron al templo ocultando las pistolas y al ubicar a su víctima comenzaron un tiroteo.

Según la información preliminar de la Policía, los homicidas entraron a la capilla con la intención de matar al ganadero Alex Orlando Aguilar Castillo (37), pero para lograr su objetivo dispararon en varias ocasiones, hiriendo a cuatro inocentes, de los cuales tres perdieron la vida y uno se encuentra gravemente herido.

Aguilar Castillo se encontraba en la iglesia con su empleado Carlos Sebastián Guillén España (18), quien también fue atacado y ambos murieron al instante. María Clementina Vásquez Benítez (26) estaba sentada con su hijo Chao Chen Vásquez (7), de nacionalidad china, en una banca adelante de donde estaban sentados el ganadero y su empleado.

Testigos dijeron que el niño al escuchar los tiros corrió hacia adelante con tan mala suerte que una de las balas le impactó en la cabeza. Los familiares del pequeño indicaron que su madre se fue tras él para protegerlo. Cuando iba a abrazar a su pequeño, la joven madre fue herida por las balas que dispararon los homicidas.

María Clementina recibió cuatro balazos, tres en el pecho y uno en el abdomen. Ambos fueron trasladados al Hospital Regional de Occidente donde María Clementina falleció ayer en la madrugada. Su hijito murió en la sala de emergencias del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, hasta donde fue trasladado con la intención de salvarle la vida. Jairo Quintanilla (18) es el único que aún sobrevive al ataque, pero su estado de salud es grave, según informó la Policía.

En la escena del crimen las autoridades policiales levantaron decenas de casquillos de fusiles R-15 y AK-47.

Habla la viuda

Los relatos de lo ocurrido en la iglesia pentecostal abundan en la aldea, entre ellos el de Ana Iris Lara, la esposa de Aguilar Castillo que ahora ha quedado sola con sus tres hijos.

Con la voz entrecortada y convencida que el ataque iba dirigido a su esposo por riñas entre familias, la mujer aseguró que hace meses vive en la zozobra debido a las amenazas de muerte.

“Necesitamos protección, temo por mi vida y la de mis hijos. Esto es muy difícil, yo soy ama de casa, mi marido era un hombre trabajador que pasaba en ayuno y en oración, era bien dedicado a las cosas de la iglesia” relató. Lara contó que en diciembre pasado sujetos desconocidos ultimaron a un hermano de su esposo y que desde ese día habían prometido acabar con la vida de su marido.

“En febrero le hicieron un atentado, allí está el carro lleno de tiros. Después de eso, él ya no quería salir de la casa por temor a que le hicieran algo. A cada rato lo llamaban para amenazarlo”, lamentó la ahora viuda.

El pastor de la iglesia, Reinaldo Gómez Pérez, dijo que los cuatro fallecidos eran personas de buen corazón y que tenían más de un año sirviendo en la iglesia. “Uno va a la iglesia a buscar refugio, pero ya no estamos seguros en ningún lado. No respetan ni la casa del Señor” concluyó.

Detienen a implicados

Solo horas más tarde de ocurrido el ataque, la Policía capturó a dos hombres implicados en la masacre.

Los sospechosos son Germis Enamorado Mercado y Elmer Adonay Enamorado Melgar, quienes fueron detenidos en la aldea San Antonio, Veracruz, Copán. Gregorio Cornejo, portavoz de Fusina en Copán, aseguró que varios testigos reconocieron a los hombres como partícipes en la matanza. Ayer también se indicó que se detuvo a Óscar Geovany Guzmán (34), para investigación por el caso.