29/05/2024
11:22 PM

La ilusión de la pequeña Génesis Daniela era ser una doctora

  • 23 enero 2019 /

La Policía determinó que el chofer de la rastra que mató a la niña y a su papá no guardó la distancia reglamentaria provocando que se percatara tardíamente de la presencia de la moto.

    San Pedro Sula, Honduras

    La Policía determinó que el culpable del accidente donde murió la niña Génesis Daniela Perdomo Sánchez y su papá Guadalupe Navarro es el conductor de la rastra que los embistió en la autopista que conduce de Puerto Cortés a esta ciudad a la altura de la aldea Papayal de Choloma.

    Detención
    La Policía informó que al motorista Juan Ramón Figueroa le leyeron los derechos de detenido ayer en el hospital en que está interno. Cuando le den de alta será puesto a la orden de la Fiscalía.

    El accidente que cobró la vida de la niña (de 10 años) y su progenitor (de 31 ) fue el martes a las 4:00 pm.

    Las autoridades informaron que el motorista de la rastra Juan Ramón Figueroa “conducía no atento a las condiciones de tránsito, sin guardar la distancia reglamentaria, lo que provocó que se percatara tardíamente de la presencia de la motocicleta en la que viajaban las víctimas y que le antecedía en la marcha a menor velocidad en la misma dirección”.

    A raíz de eso el motorista de la rastra hizo una maniobra a la izquierda subiéndose a la mediana con la intención de evitar el accidente sin lograr su propósito chocando la parte frontal de la carrocería en la parte posterior de la motocicleta en los momentos que transitaba en proceso de frenado por la vía.

    Olga Navarro, tía de Génesis, dijo que su mamá, quien hace tres meses murió, y ella criaron a la niña desde 25 días de nacida, pues la dejó abandonada su madre.

    Explicó que la infortunada menor llevaba los apellidos Perdomo Sánchez que son los de su mamá porque ella la inscribió en el Registro Nacional de las Personas así, sin el consentimiento de su papá. Navarro describió a su sobrinita como una niña hiperactiva, bien viva, hacendosa y manifestó que la menor le decía que una de sus ilusiones era ser doctora para curar a la familia. Relató que la pequeña Génesis iba a cuarto grado este año.

    El lunes le entregaron el certificado de estudios porque había ido a recuperación en la escuela pública de la aldea de Chameleconcito en Puerto Cortés que es donde se había criado la niña con su tía y la abuela. Expresó que el papá de Génesis a raíz de la muerte de su mamá decidió traerse a vivir con él a su hija en su casa donde vive con su actual esposa en la colonia Municipal de San Pedro Sula.

    Últimos momentos

    El día del accidente, Guadalupe fue a traer a su hija en su moto a Chameleconcito para San Pedro Sula adonde la iba a matricular en el segundo grado. “Los dos venían bien alegres ese día y nunca se imaginaron que iban a encontrar la muerte en el camino”, lamentó Navarro. Dijo que a su sobrina le gustaba cantar, bailar, la gimnasia rítmica y era bien participativa.

    “Nosotros pedimos que se haga justicia con ese hombre (el conductor) porque imagínese él está vivo y mi hermano muerto con su hija”. Doña Olga recordó que el martes su sobrina antes de venirse la abrazó y “nos dijo que nos quería mucho”.