TEGUCIGALPA.

Gatilleros que cubrían sus rostros con pasamontañas y vestimenta similar a la utilizada por los cuerpos militares acribillaron a tiros a dos hombres en la carretera al departamento de Olancho.

Justo cuando acababa de estacionar su vehículo, frente a la casa de su madre, un pequeño comerciante y su ayudante fueron tiroteados en el caserío Nueva Flores, en el kilómetro 22 de la carretera a Olancho. Eran las 11:50 am.

Las víctimas fueron identificadas como Osman Rolando Valeriano Raudales (de 36 años) y Elvin de Jesús el Negro Gámez Matamoros (de 38).

Testigos del doble crimen relataron que Osman Valeriano se acababa de estacionar cuando otro carro, aparentemente un pick-up, se estacionó frente a la vivienda, de donde se bajaron varios sujetos armados con fusiles.

Sin intercambiar palabras comenzaron a disparar contra los dos hombres, quienes intentaron esquivar el ataque, pero fueron alcanzados por la gran cantidad de proyectiles. Osman quedó a escasos metros de la calzada; su compañero intentó refugiarse atrás de un muro de concreto y piedra, pero hasta allí llegaron a rematarlo.

Los victimarios abordaron nuevamente el automotor y salieron con rumbo a la capital.

La primera en salir a ver lo que ocurría fue la madre de Osman, quien habría presenciado la muerte de su hijo, pero los pistoleros le perdonaron la vida.

Familiares de Osman contaron que él tenía un pequeño negocio de venta de dulce de rapadura en el mercado Zonal Belén, en Comayagüela, y que Elvin de Jesús era su ayudante, quien residía en la colonia La Joya, de la capital.