El caso de Alejandra, camino a la impunidad

Este 20 de agosto se cumplen seis meses que la joven ceibeña fue violada en un complejo turístico.

Firme. Flor María Sosa, madre de Alejandra, sigue alzando su voz hasta encontrar justicia.
Firme. Flor María Sosa, madre de Alejandra, sigue alzando su voz hasta encontrar justicia.

LA CEIBA.

Alejandra es la adolescente ultrajada que la justicia hondureña parece haberle dado la espalda aun cuando sus tres agresores están identificados.

Este 20 de agosto se cumplen seis meses en que esta jovencita ceibeña fue violada por tres jóvenes luego de engañarla y llevársela a una cabaña de un centro turístico para consumar el hecho, lo que indignó a muchos sectores de La Ceiba. Alejandra se encontraba el 20 de abril con su familia vacacionando a pocos kilómetros de La Ceiba cuando el grupo de jóvenes se la llevó bajo engaño para deshonrar su dignidad.

La adolescente fue llevada a un clínica privada y luego fue sometida a un examen forense, el que en efecto confirmó que fue drogada y violada por tres sujetos, quienes la dejaron tirada en el piso de la cabaña sangrando de sus partes íntimas después de abusar de ella. Por este caso, días después el Ministerio Público emitió requerimientos y una alerta roja internacional para Luis José Ulloa, Miguel Estrada y Juan Manuel Gómez Castejón, pero hasta la fecha siguen prófugos.

Una voz que no se cansa
Las autoridades policiales de La Ceiba aún no dan respuestas al ser consultadas por este caso, se limitan a decir que es la Atic que lo está manejando desde Tegucigalpa. Mientras Flor de María Sosa sigue alzando su voz, lo ha hecho en las calles y lo sigue haciendo en sus redes sociales, y ha dicho que no descansará hasta que se haga justicia para su hija. Con indignación y coraje no se cansa de recordarles a los operadores de justicia que los que violaron a su hija siguen caminando libremente por las calles.

Flor de María Sosa, madre de Alejandra, ha tenido que enfrentarse ante la justicia, una realidad paradójica y dramática para ella, ya que es jueza de los tribunales de La Ceiba.

Con plantones frente a la Fiscalía y la Policía, caminatas y protestas, ella ha exigido castigo para los culpables de violar a su hija; pero la justicia ha sido ciega y sorda ante su clamor.

170
días lleva el caso de la violación de Alejandra, y aún sus familiares siguen esperando que la Policía capture a los sospechosos

Las acciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic), entidad que asumió el caso, no han dado resultados significativos a casi seis meses del hecho.

Las acciones solo se han limitado en allanamientos a las viviendas de los parientes de los acusados, pero no han podido dar con ellos.

Este caso que conmovió a la sociedad hondureña y creó un movimiento en las redes sociales va camino a la impunidad.