Más noticias

Por enemistades mataron a chofer de bus, según la Policía

El conductor fue capturado en 2008 y 2010 por extorsión y asociación ilícita.

El rapidito en el que mataron a Germán Quintanilla Chévez fue tiroteado en el bulevar del este.
El rapidito en el que mataron a Germán Quintanilla Chévez fue tiroteado en el bulevar del este.

SAN PEDRO SULA.

Las investigaciones de la Policía sobre el crimen del motorista del rapidito de la ruta de la colonia Lomas del Carmen, a quien ultimaron en el bulevar del este el martes, tienen como punto de partida enemistades personales.

Las autoridades policiales informaron que Germán Enrique Quintanilla Chévez (de 45 años) estuvo en prisión por los delitos de extorsión y asociación ilícita. En los registros de la Policía se establece que el conductor victimado fue capturado en 2008 por los delitos de extorsión en perjuicio de una empresa de transporte interurbano y asociación ilícita.

En 2010, las autoridades policiales de nuevo capturaron a Quintanilla Chévez por el delito de extorsión en perjuicio de un testigo protegido. Quintanilla Chévez es una de las cinco víctimas que dejó una escalada de violencia contra el sector transporte que en menos de 24 horas se suscitó el lunes y martes en Choloma, San Pedro Sula y Tegucigalpa.

Quintanilla Chévez fue ultimado el martes en una persecución que le hicieron dos sicarios en una motocicleta al rapidito que él conducía en el bulevar del este. Cuando el rapidito manejado por el ahora occiso transitaba cerca del puente a desnivel en la entrada a la colonia Santa Martha, dos hombres en una moto interceptaron la unidad de transporte y le empezaron a disparar al conductor.

En su afán por salvar su vida, el conductor aceleró el vehículo, pero los sicarios iban disparándole hasta que lo hirieron mortalmente. En la corta persecución, unos pasajeros atemorizados se lanzaron de la unidad por lo que tres personas resultados heridas.

También se informó de dos motociclistas lesionados ya que el conductor los embistió cuando intentaba huir de los sicarios. El lunes en Choloma un ayudante y un motorista también de rapidito fueron ultimados dentro de la unidad por dos sicarios. El martes en Tegucigalpa le dieron muerte a un ayudante de un rapidito y a una pasajera.