Más noticias

Por matar a su hija recién nacida la declaran culpable de infanticidio

Según el dictamen forense, la recién nacida murió al ser golpeada en su cabeza, cuello y tórax.

Yuri Amaya tenía una apariencia diferente ayer a la de cuando fue capturada.
Yuri Amaya tenía una apariencia diferente ayer a la de cuando fue capturada.

San Pedro Sula, Honduras.

Por mayoría de votos, Yuri Melissa Amaya López fue declarada culpable de haber matado a golpes a su hija recién nacida a quien no quería porque “su madre le había advertido que no saliera embarazada porque no le iba a cuidar otro niño”.

Ayer la sala 2 del Tribunal de Sentencia, con un voto disidente de una de las juezas, la encontró culpable por infanticidio, delito que tiene una pena de 6 a 9 años de prisión.

La Fiscalía de Delitos Contra la Vida llevó a juicio a Yuri Melissa Amaya López por parricidio, delito que tiene una pena de 30 años de prisión, pero en el fallo, dos juezas determinaron que por las circunstancias en las que ocurrieron los hechos la madre cometió infanticidio.

A las tres horas de haber parido a su hija, su madre la mató a golpes, la metió en una bolsa y tiró a la orilla de un río, según la Fiscalía.

Durante la evacuación de pruebas quedó probado que el 1 de noviembre de 2016, Yuri Melissa Amaya López parió a una niña en la casa de su hermana, asistida por una partera en la aldea Santa Lucía, Naco, Cortés.

Tres horas después, la mujer cargando a su niña salió rumbo a la casa de su madre, pero en el camino la mató metiéndola en una bolsa y tirándola a la orilla de un río.

La mujer se fue a la casa de su madre quien le dijo: “¿Qué hiciste con lo que tuviste?”.
El 3 de noviembre, un vecino de la zona encontró el cuerpecito de la recién nacida, por lo que la comunidad fue alertada al igual que la madre de Yuri Melissa.

Las mujeres decidieron enterrar el cuerpo de la niña en un predio cercano al Tercer Batallón, de donde el 4 de noviembre fue exhumado por las autoridades que determinaron con la autopsia que la niña murió de traumas en la cabeza, cuello, tórax y abdomen.

LEA: Conductor en supuesto estado de ebriedad atropella y mata a dos personas en Copán

Dos de las juezas fueron del criterio que Yuri Melisa cometió el delito de infanticidio porque estaba perturbada por la amenaza que le había hecho su madre de que no le cuidaría otro hijo más, pues ya tenía tres a su cargo.

También afirmaron en el fallo que influyó la situación socioeconómica por la que estaba pasando la madre, lo que la llevó a cometer el crimen.Una de las juezas fue del criterio que debía ser condenada por parricidio, pues con la prueba aportada se probó ese ilícito penal.

La Fiscalía de Delitos Contra la Vida se mostró inconforme con el fallo y anunció que interpondrán el recurso de casación, pues la madre debe ser condenada por parricidio debido a que en los análisis psiquiátricos y psicológicos no dieron resultados de que tuviera algún problema.