23/02/2024
08:53 PM

La riqueza de nuestro idioma y su proceso editorial en Honduras

El español cuenta con casi 500 millones de hablantes como lengua nativa, ocupando el segundo lugar a nivel internacional

REDACCIÓN. El idioma español, también conocido como castellano, es una lengua romance, es decir, que evolucionó del latín vulgar (de habla cotidiana,) hablado durante el Imperio Romano. Al ser una lengua romance, está emparentado (es hermana) con el catalán, el gallego, el italiano, el francés, el portugués, el rumano, entre otros.

Es el resultado de un largo proceso histórico y con diferentes orígenes, griegos, celtas e ingleses, quienes implantaron el latín. Los expertos señalan que “el idioma español se originó en la región suroeste de Europa conocida como la Península Ibérica. En algún momento a finales del siglo XI a.c, los primeros habitantes de la región, los ibéricos, comenzaron a mezclarse con los celtas, pueblos nómadas de Europa central.

Posicionamiento. El historiador Rubén Darío Paz, explica cómo fue la imposición del idioma en América, afirmando que el proceso histórico radica en la necesidad de la Corona Española para evangelizar mediante los sacerdotes, la enseñanza del mismo. “El español en el continente americano, es el conjunto de variedades del castellano o español que se habla desde la llegada de los españoles a finales del siglo XV y principios del siglo XVI hasta la actualidad.

Los hispanohablantes del planeta, en su mayoría, vivimos en más de treinta países, sin olvidar que el idioma español ha ganado terreno en Estados Unidos y Canadá, con el ascenso migratorio. Lo mismo sucede con algunos territorios en África y Asia que también por el proceso de conquista y dominación hablan español”, afirmó.

En Hispanoamérica, el idioma posee particularidades similares, con pequeñas diferencias como el tono y el uso de coloquialismos que enriquecen nuestro proceso comunicativo. “A la fecha los lingüistas incluso distinguen familias dialectales del español americano, y sí, hay enormes diferencias, por ejemplo, entre el español que se habla en los países andinos (Perú y Bolivia), con los países antillanos (Puerto Rico, Cuba y República Dominicana). Somos eso, un hermoso y amplio mosaico”, destaca Paz.

Nuestro idioma es signo de orgullo para los que lo hablamos, hay tantas peculiaridades que posee, que tal vez no sepamos muchas de las diferencias con otras lenguas. Por ejemplo, una peculiaridad que encontramos en el español (como en las demás lenguas romances), es que presenta 2 posibilidades de género gramatical, a diferencia de otros idiomas, como el inglés.

El 23 de abril se celebra el Día del Idioma Español en homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra, autor del libro “Don Quijote de la Mancha”, la más célebre novela en nuestro idioma.

Distintivo. Jairo Mejía Rodríguez, lingüista, docente, editor y promotor cultural, nos brinda varias características del idioma, y una de las más interesantes es sobre la letra eñe (ñ). “La letra “Ñ” es icónica en el alfabeto español, significando que solo en nuestra lengua se utiliza. Su origen se remonta al siglo IX, cuando surgió el uso del sonido nasal de dicha letra, pero que no existía grafía ni sonido en el alfabeto latino, por lo cual tuvieron que estandarizar poco a poco algo que la identificara, dándose 3 casos diferentes para lograrlo: primero se utilizó la combinación de dos letras N (nn) como en las palabras “canna = caña” o “donna = doña”; otra manera fue la combinación de las consonantes G y N (gn) como sucedió en la palabra “lignu = leño”; finalmente tenemos el caso en el que se combinó la sílaba NI seguida de una vocal, tal como sucedió con las palabras “Hispania = España” y “vinia = viña´”.

El especialista agrega que fue hasta el siglo XIII que el rey Alfonso X “el Sabio”, definió como norma ortográfica del castellano, el uso del caracter que conocemos actualmente. Y aun así, hay algo por explicar, ¿qué es eso que está encima de la letra ñ que la hace tan diferente al resto del alfabeto? Esa marca es una tilde o virgulilla que representa una N pequeña, achatada y cursiva; de esa manera se economizó el uso de las dos consonantes NN juntas.

Otro dato de importancia, es sobre la influencia de otros idiomas en las palabras que utilizamos en nuestro día a día, del latín (álbum, campus, déficit, rigor, etcétera), del griego (ciclista, cromo, asma, maratón), del gótico (Aspirina, guerra, pistola, maestro), del francés (boutique, carné, menú, tour) y del árabe (albahaca, álgebra, almohada, azúcar, azafrán).

El español es un idioma rico, diverso y expresivo y lo es gracias al encuentro e intercambio que ha tenido con otros idiomas. Fuera de Latinoamérica, otros países que tienen el español como lengua oficial son Guinea Ecuatorial y España, por supuesto. Pero este ha tomado auge en países como Filipinas, Marruecos y Estados Unidos, en este último, más de 60 millones de personas hablan español, según datos de la Oficina del Censo de los EUA.

El Día Mundial del Libro se celebra cada 23 de abril con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual. Coincide con el Día del Idioma Español.

La literatura. Por otro lado, no se puede hablar del idioma sin que se mencione una de sus propiedades más bellas, la literatura. Esa que tiene a los libros como sus intermediarios, obras que para publicarse necesitan de conocimiento previo con el proceso editorial.

Los requisitos para un autor interesado en publicar son los mismos que en otro lugar, aparte de tener la obra terminada, debe tener un fondo económico para la publicación, así como una estrategia para la comercialización efectiva.

La riqueza de nuestro idioma y su proceso editorial en Honduras

Por otro lado, desde la perspectiva formal, es un asunto más complejo porque no solo depende de los requisitos, sino de la editorial. Según el editorialista Jairo Mejía Rodríguez, implica los siguientes pasos: idea, consultoría con la editorial (acompañamiento en cada paso), proceso de redacción, revisión y corrección ortotipográfica, revisión y corrección de estilo (eliminación de imprecisiones en el vocabulario), maquetación (montaje de la obra estructurada como libro), revisión impresa entre autor y editor, diseño de la carátula, registro ISBN; una vez que todo está listo, y que el autor ha aceptado y autorizado la muestra de impresión, se procede con el tiraje en serie. En este punto, hay dos opciones: impresión láser (como la que realiza Amazon) o la impresión offset (la que hacen las imprentas comunes), por último, se recurre a la presentación al público y la distribución y venta, la cual depende de la estrategia de mercadeo que el autor haya creado. “Para saber más de estos procesos y todo lo que conlleva, se requiere educar a las personas a través de la difusión de conocimiento, es decir, que por ejemplo instancias como INFOP, la Carrera de Letras de las universidades públicas o la Secretaría de las Culturas, Artes y los Patrimonios, brinden un taller sobre “Publicación de obras literarias”, o simplemente difundan un documento formal sobre protocolos a seguir para dicho objetivo. También, sería justo y necesario que en Honduras se implemente un diplomado extensivo para certificar editoriales y editores independientes”, solicitó Mejía Rodríguez.

La riqueza de nuestro idioma y su proceso editorial en Honduras

Por su parte, Rubén Darío Paz, reconoce el papel de algunas editoriales en San Pedro Sula y Tegucigalpa, quienes han superado todo tipo de impases, “han logrado incluso participar en eventos nacionales e internacionales, para mostrar el rostro impreso del país. Alentar a nuestras autoridades educativas, para que no olviden, crear Fondos Documentales, o al menos antologar la vida y obra sobre nuestros próceres, y no me refiero a los padres fundantes, sino a esa serie de personajes que a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, han hecho obras que han puesto el nombre de Honduras en el universo de las letras”, concluyó.