14/08/2022
10:28 AM

Más noticias

Transportistas desconfían hasta de sus compañeros

La Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano ha detenido a 17 personas en un mes operando en SPS. Incitan a la población a denunciar.

SAN PEDRO SULA. La Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU) cumplió un mes de estar operando en la Capital Industrial.

Desde el 18 de mayo, la FNSTU comenzó a funcionar con 60 policías en San Pedro Sula, el objetivo es dar resguardo a los trabajadores y usuarios del transporte y a los pasajeros, uniendo esfuerzos con la Fuerza Nacional Antiextorsión Maras y Pandillas (FNAMP).

Los agentes fueron previamente entrenados de manera especial para formar parte de esta unidad y tienen contacto directo con los dirigentes y trabajadores del transporte; sin embargo, no viajan en las unidades, sino que brindan resguardo en puntos de buses, bulevares y la Gran Central Metropolitana de Buses.

143

Es la línea para denunciar en caso de ser víctima de extorsión. Esta denuncia puede ser anónima, también llamar a la línea de emergencia 911.

El inspector Wilmer López, oficial de planta, explicó que dan seguimiento a las denuncias de la ciudadanía, como por ejemplo, los asaltos a mano armada.

Indicó que no solo se concentran en dar resguardo a los buses urbanos e interurbanos, sino a todas las modalidades del transporte.

“Apoyamos al Instituto Hondureño de Transporte Terrestre con las denuncias, con las inspecciones de vehículos de transporte pesado que transitan legal e ilegalmente, igual con los buses que no están registrados”.

López detalló que registran más de 17 personas detenidas, 12 de ellas con órdenes de captura pendientes por tenencia de vehículo con reporte de robo, personas asaltando en buses y decomiso de armas de fuego en las unidades.

“Hemos tenido reuniones con dirigentes por medio del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre, pero las denuncias las presentan en la jefatura regional de la nueva Policía porque a veces ellos mismos desconfían de sus propios compañeros, por lo que se toman las denuncias de forma anónima”, señaló.

La jefatura noroccidental de la FNSTU se encuentra en la 13 calle del barrio Barandillas.

En cuanto a las denuncias de extorsión, dijo que les dan seguimiento en conjunto con la FNAMP.

“Nosotros necesitamos presencia policial en los puntos, mire cómo han tiroteado unidades en ruta y en puntos”, reclamó un conductor de una ruta urbana.

El transporte sigue siendo fuertemente golpeado por grupos criminales que les exigen pagos semanales para dejarlos trabajar y no atentar contra sus vidas.

En el último año han surgido nuevos grupos, denominados M1 y Los Iluminati. Hace unas semanas, buses de la Ruta 7 fueron tiroteados y se conoció que era una nueva banda cobrando el mal llamado “impuesto de guerra”.