12/06/2024
02:22 AM

Nace en Honduras primer bebé asistido por tecnología genética

Fue un parto por cesárea producto de una fertilización in vitro en una madre con edad avanzada y que sufría padecimiento. Proceso ayuda a tener bebés sanos a padres con alteraciones genéticas

San Pedro Sula, Honduras.

La tecnología de diagnóstico genético preimplantacional permitió que una pareja cuya madre presentaba una alteración genética diera a luz a un bebé sano en un parto por cesárea.

El nacimiento ocurrió en el hospital del Valle, fue un varón que pesó seis libras y media. La madre tiene 46 años con un padecimiento provocado por una alteración genética y el padre cumplió recientemente 48. La pareja sufrió varias pérdidas y ninguna tenía esperanza de ser padres.

María Esther, una de los trillizos, operada con éxito

Gracias al trabajo de la genetista y el procedimiento de fertilización in vitro efectuado el año pasado en el Laboratorio del Centro de Fertilidad Nacer, IVF Honduras, el embarazo y el nacimiento fueron exitoso.

Fue un parto por cesárea producto de una fertilización in vitro en una madre con edad avanzada.

Detrás de este avance estuvo un equipo médico centroamericano conformado por Eduardo Bueso, ginecólogo con doctorado en Medicina Reproductiva y ganador del premio Latinoamericano de Ciencias; Camila Egas, genetista hondureña; el guatemalteco Fredy Mejía, embriólogo y citogenetista; Héctor Gutierrez, biólogo hondureño; y la enfermera Wendy Sevilla.

Avance

El científico hondureño Eduardo Bueso explicó que el diagnóstico genético preimplantacional permite obtener embriones con una composición cromosómica normal sin invadir al embrión y recolectando el ADN embrionario, a partir del cuarto día de su desarrollo in vitro. “Además con esta tecnología permiten diagnosticar enfermedades genéticas”, acotó.

El médico expuso que la genética como especialidad ha llegado a Honduras para quedarse y ayudar a muchísimas parejas para poder tener bebés sanos, aunque los padres tengan alteraciones en el ADN, edad materna y paterna avanzada u otras patologías.

Primer café de Starbucks en Honduras estará en sector noroeste de San Pedro Sula

“Para tener un bebé sano de forma espontánea se necesita un espermatozoide y óvulo sano; en resumen, padres saludable. A través de la genética podemos no sólo diagnosticar sino hablar claro con las parejas y prevenir conductas erróneas que estamos siguiendo sobre todo en los últimos 30 años”, explicó.

Recordó que en 1940 la cantidad normal de espermatozoides era de 60.6 millones por mililitro de esperma y en 2020 la cantidad bajó a 15 millones, o sea que “hay un problema muy serio en el factor masculino debido a los malos hábitos que los varones en términos generales están siguiendo”. Bueso detalló que el consumo de tabaco y/o alcohol, estrés, falta de ejercicio y la obesidad e hígado graso, sobre todo, están ocasionando alteraciones en infertilidad masculina.

“El hígado es uno de los órganos mas importantes en la producción de la hormona sexual masculina, que es la testosterona, entonces estamos alterando las partes del cuerpo que nos darán un espermatozoide saludable”, advirtió.

Concepción

En Honduras, una de cada seis parejas tienen dificultades para poder llegar al embarazo, equivalente a un 15% de la población, dice el especialista. Además, los estudios revelan que para 2023 habrá por lo menos 135 mil parejas con problemas de infertilidad. “Tendrán dificultades para poder concebir un bebé sano o tener problemas y el 10% de estos situaciones son de origen genético”.

En el caso de la mujer, la edad en la que quieren concebir es el factor más relevante al posponer la maternidad a edades muy avanzadas.

Además, “debemos recalcar en la prevención porque cuando están jóvenes tienen problemas con ovarios poliquísticos y nunca se le diagnostica ni se les trata a pesar de tener ciclos menstruales irregulares. En un futuro genera problemas para concebir, así como la endometriosis, un padecimiento que afecta entre el 30% y 40% de las mujeres en edad reproductiva y produce alteraciones, disminuyendo la reserva ovárica”, detalló.

Aseguró que la posibilidad de no conseguir un embarazo durante un año de relaciones sin protección aumenta de un 5% a los 20 años hasta un 30% a los 35 años. Para el especialista, es preocupante que, cuando se han hecho estudios de genética en fertilización in vitro, se han encontrado que el 30% de los embriones en mujeres menores de 27 años vienen con una alteración cromosómica, o sea que una de cada tres mujeres tienen diferentes tipos de problemas reproductivos en términos generales, pero -sobre todo- por la edad materna.

“La ventana reproductiva en la mujer empieza a descender después de los 38 años y la buena noticia es que la fertilización in vitro ha venido a solventar estas conductas a través del respaldo que la genética nos brinda”, subrayó.

Especialista

La genetista clínica María Camila Egas explicó que la genética es un tema muy apasionante y se trata de las alteraciones en el ADN, así que como especialistas estudian esas alteraciones para poder ayudar a los pacientes.

Detalló que las parejas enfrentan problemas de infertilidad o esterilidad. Entonces, desde la genética los apoyan con un asesoramiento en fertilidad, primero explicando el proceso y cómo apoya.

“Muchas veces vienen parejas con abortos de repetición después de dos a tres pérdidas de embarazos, entonces nosotros estudiamos los restos embrionarios para poder identificar una alteración y dar riesgos de recurrencia en futuros embarazos”, ejemplificó.

“Estamos implementando nuevas técnicas en Honduras, que son los diagnósticos preimplantacionales no invasivos, eso significa que todo esto va dentro de un proceso de fertilización in vitro y nosotros ya con los embriones en el laboratorio pueden analizar cada uno de manera genética y transferir a mamá embriones sin ninguna alteración genética, o sea embriones sanos, para poder asegurarnos que ese embarazo tenga mayores posibilidades de ser satisfactorio”, profundizó.

“La genética llegó a Honduras para quedarse y estamos preparados para atender a las parejas con las últimas tecnologías y avances en la medicina. Confíen y búsquennos porque hay esperanza para ustedes”, exhortó.