Hasta L500,000 se invierte para recuperar a un paciente quemado

A nivel nacional ya hay 5 menores afectados por pólvora y uno de ellos sufrió amputación El hospital Mario Rivas lanzó la campaña “Cero pólvora, cero accidentes”.

Una enfermera atiende a un menor con quemaduras de pólvora.
Una enfermera atiende a un menor con quemaduras de pólvora.

San Pedro Sula.

Aunque la cifra de personas quemadas por pólvora ha venido en disminución en los últimos tres años, la realidad es que en los diferentes centros asistenciales del país se siguen atendiendo casos por este tipo de emergencias.

En lo que va de la temporada navideña a nivel nacional se reportan cinco menores afectados por detonación de cohetes, de los cuales uno sufrió amputación de dos dedos de la mano izquierda debido a la magnitud de la explosión.

Datos
- 800,000 lempiras .En productos de pólvora ha decomisado la Policía Municipal en SPS este año.
- 64 personas quemadas con pólvora hubo en 2018, 52 menos que en 2017.

Carlos Cerrato, cirujano plástico del Mario Rivas, dijo que de acuerdo a las lesiones con las que ingresan los pacientes se invierte en su recuperación hasta medio millón de lempiras. “Lo importante no es el valor económico, sino que es evitar que estos niños enfrenten la vida con secuelas”, reflexionó.

En caso de que un familiar o conocido sufra algún tipo de quemadura, llame de inmediato a la línea de emergencia 911.

Detalló que diariamente un hospital puede llegar a gastar unos 20,000 lempiras en el tratamiento y además de las lesiones físicas, las quemaduras causadas por pólvora provocan daños psicológicos en las personas.

Isis Canales, psicóloga y terapeuta, refirió que el sufrimiento psicológico después de un episodio como este es bastante grave, ya que el afectado queda triste, ansioso, irritable y sin esperanzas.

Decomisos y quemados
El Plan de Arbitrios establece que está prohibido el otorgamiento de permisos para la operación de negocios dedicados a la producción, distribución y venta al por mayor y menor de mercancías elaboradas a base de pólvora, su almacenamiento y quema de los mismos; de igual manera, se prohíbe la distribución o venta de estos productos en cualquier centro con actividad comercial.

“Aunque cada persona siente de manera diferente el sufrimiento psicológico, las personas que han tenido lesiones por quemadura a menudo se molestan por tener que depender de otra persona, con frecuencia reviven el momento del accidente e incluso quedan con problemas para dormir”, explicó la profesional.

Agregó que esto se puede trabajar por medio de terapia cognitiva conductual que se centra en el manejo del estrés y estrategias para el afrontamiento.

Campaña

El hospital Mario Rivas lanzó recientemente la campaña “Cero pólvora, cero accidentes”, que busca alertar y hacer conciencia sobre las consecuencias de una quemadura.

km-polvora-081219 (3)(800x600)
“Seamos prudentes y no les compremos a nuestros hijos algo que les puede hacer daño”: Cándido Mejía,
dermatólogo

Cándido Mejía, jefe del departamento de dermatología del centro, aconsejó a los padres no comprarles pólvora a sus hijos para evitar que ocurra este tipo de accidentes, que en los casos más graves pueden ocasionar pérdida de la vista e incluso la muerte.

Hasta le fecha en San Pedro Sula no se registran ingresos de quemados y los médicos confían en que la estadística se logre mantener en cero el resto del mes.

En diciembre de 2018 en el Rivas ingresaron 19 niños y 13 adultos quemados por pólvora.

La Prensa