Más noticias

'Lo iba a traer con la faja a las canchas”

Villa Neam. Mélida Róchez, madre del juvenil delantero Júnior Lacayo, quien fue cedido por el Victoria a la Sub-20 del Santos Laguna de Torreón, México, aún no cree lo lejos que ha llegado su muchacho en el fútbol.

La progenitora del “Expreso del barrio” recuerda que siempre estaba pendiente de que su hijo llegara de la escuela para que hiciera sus tareas, pero con un descuido se escapaba para ir a jugar fútbol en la cancha de la colonia Pizzaty donde comenzó el A,B,C de su carrera.

“Lo iba a traer a veces con la faja, le decía que se pusiera a estudiar porque el fútbol no le iba a dejar nada bueno, solo lesiones, pero creo que me equivoqué porque mi muchachito ahora viajará a México para jugar con Santos, creo que mi hijo trae el fútbol en la sangre, siempre se me escapaba, no salía de las canchas aunque lo castigara”, explicó.

Una madre orgullosa

Júnior es el único varón entre cuatro hermanas y el menor en la familia, todas en la casa lo cuidan como su más preciado tesoro. “A veces se aprovecha de eso, como sabe que lo queremos mucho y es el único varón quiere que todo se lo llevemos a la boca, a veces lo regaño porque aquí no tiene criadas”, recordó Mélida entre risas.

“Me siento feliz, nunca me imaginé que iba a llegar tan lejos, siempre peleaba con él cuando iba a practicar porque solo llegaba de la escuela, tiraba el bolsón y se iba a la cancha, a veces no comía ni dormía por andar atrás de la pelota”.

Orgulloso

Júnior Alberto Lacayo, quien cumplirá 18 años en agosto, anotó 380 goles en las categorías inferiores de los jaibos y ocho en Liga Nacional, además fue convocado a la selección por el técnico Luis Suárez, hizo una prueba de una semana en el equipo inglés West Ham de la Premier League y su nombre sonó en Veracruz, Cagliari, Udinese y Atlético de Madrid.

“Creo que nació para ser futbolista. Le doy gracias Dios porque ahora va para el extranjero, espero que triunfe en México porque tiene condiciones”, dijo su madre.

Para óscar Lacayo, padre del habilidoso futbolista, es un orgullo que su vástago se convierta en legionario a temprana edad.

“Como padre me siento orgulloso, cuando me dijo que quería jugar en Victoria lo traje a los 14 años, pero le dije que el buen futbolista es el buen estudiante. Siempre le digo que mantenga la humildad para triunfar, espero que los mexicanos me lo traten bien”, comentó.