01/10/2022
09:22 AM

Más noticias

Escuela de Santa Cruz de Yojoa inspira con su ejemplo

A pesar de que los niños reciben clases en galeras y bajo árboles, van presencialmente a la escuela no durante 200 días, sino ¡300!

Santa Cruz de Yojoa, Cortés.

“Querer es poder”, ese dicho queda más que comprobado en la escuela Mercedes Calderón, en donde a pesar de las múltiples necesidades, el esfuerzo del director y de las maestras ha dado excelentes resultados, ya que es el único centro educativo del país que durante la pandemia del covid-19 ha impartido clases presenciales y este año los alumnos ya tienen más de un mes de estar recibiendo el pan del saber.

A diario, al menos cien estudiantes, de la populosa escuela ubicada en el corazón de la ciudad de Santa Cruz de Yojoa, cantan el Himno Nacional, lo sorprendente de escuchar a los pequeños es que lo entonan en las lenguas misquita, garífuna y en español.

El centro educativo no es gubernamental, ya que fue la inspiración del padre Víctor Manuel Cortés, quien desde hace más de 10 años fundó esta escuela, formando a niños de familias de escasos recursos económicos en lo intelectual, pero sobre todo en valores religiosos y morales.

Pese a que las condiciones estructurales no son adecuadas, la escuela santacruceña inspira con su ejemplo.

En Santa Cruz de Yojoa y a nivel nacional, es la única escuela pública que desde hace más de dos años de pandemia, ha impartido clases de lunes a viernes en un horario de 7:00 am a 3:00 pm. La matrícula aumentó este año, por lo que esperan llegar a los 120 estudiantes.

Debido al incremento de alumnos, en la escuela necesitan pupitres, pero la falta de mobiliario no es obstáculo para que los niños reciban sus clases.

Muchos usan sillas metálicas viejas como escritorios y se sientan en banquitos más pequeños. Los niños reciben clases en galeras y bajo los árboles.

Para que no haya contagio de covid-19, los maestros mantienen el distanciamiento, se usa la mascarilla en forma permanente y los educandos constantemente se lavan las manos y usan alcohol para desinfectarse, lo cual ha sido un éxito para prevenir que estudiantes y maestros se enfermen.

Víctor Cortés, director de la escuela, expresó que han llegado padres de otras escuelas desesperados, porque las clases virtuales no son funcionales en el municipio, por lo que han matriculado a sus niños en la escuela Mercedes Calderón, en donde a pesar de no tener un edificio con aulas, como en los otros centros educativos, las maestras tienen la voluntad de educar a todos los estudiantes que lleguen.

entro educativo Mercedes Calderón en santa cruz de Yojoa

“Tenemos alumnos que vienen del casco urbano, otros que llegan de aldeas de hasta 11 kilómetros de distancia, algunos vienen de El Cajón, que está a 30 kilómetros, todo el esfuerzo de los padres es para que sus hijos tengan buena educación, ya que están convencidos de que las clases presenciales son lo mejor para los niños”, expresó el director.

El padre manifestó que “estamos muy agradecidos con el apoyo de LA PRENSA, nunca nos han dejado solos y gracias al diario hemos recibido apoyo de instituciones y personas nacionales e internacionales”. Por ejemplo, hace poco recibieron la donación de 400 libros de inglés de la Universidad de Oxford.

Los estudiantes, además de aprender las lenguas misquita, garífuna y español, también recibirán la enseñanza de inglés.

Debido a su gran credibilidad como centro educativo, han recibido ayudas y hace algunos días Unitec se comprometió a donarles pupitres, pizarras y escritorios para las maestras, por lo que están a la espera de recibir ese mobiliario que mejorará la forma de recibir clases para los niños.

En la escuela son recibidos infantes desde los 4 años de edad, quienes ingresan al nivel de prebásica, desde muy pequeños les enseñan el hábito de usar siempre la mascarilla y no tener contacto físico con los demás compañeros.

La escuela ya es un centro básico porque la enseñanza es hasta noveno grado.

Uno de los sueños de los alumnos, maestros y del padre Víctor es tener su propia escuela, ya que actualmente funcionan en una propiedad prestada, pero gracias a gestiones ya consiguieron la donación de un terreno.

Autoridades hondureñas se comprometieron a apoyar este centro educativo.

Las autoridades de Unitec también ofrecieron el levantamiento topográfico, el diseño arquitectónico y los planes de ingeniería para la construcción de la escuela, pero faltan los recursos económicos para la compra de los materiales.

“En la Basílica de Suyapa le entregué una carta a la presidenta Xiomara Castro, en donde le explico lo que hacemos en nuestra escuela y que esperamos su apoyo para el proceso de construcción. También le hice la solicitud de forma personal al ministro de Educación, Daniel Sponda, esperemos que tengan la voluntad de ayudarnos”, agregó Cortés.

Cinco maestras son las que imparten las clases a más de cien niños, las docentes lo hacen de forma voluntaria, por lo que la alcaldía se comprometió a darles un bono de 1,500 lempiras mensuales, pero desde el año pasado hay atrasos en los pagos; sin embargo, no han dejado sin clases a los niños ningún día. Se espera que el Gobierno las incluya en la nómina como docentes y reciban un salario digno, ya que los padres de familia aseguran que son un ejemplo en el país.

Autosostenible

Una de las grandes características de la escuela Mercedes Calderón es la enseñanza de agricultura y el mantenimiento de una granja que es manejada por alumnos y maestros. Los pequeños tienen huertas y una granja en donde crían cerdos y gallinas, que posteriormente se convierten en sus propios alimentos como parte de la merienda.

Angely Duarte, alumna del noveno grado, manifestó que desde kínder es alumna de la escuela, “antes no teníamos todo lo que hay ahora y aunque somos alumnas les ayudamos a los niños nuevos para que valoren y sigan las reglas, lo que soñamos es que se llegue a culminar el proyecto de construcción de la escuela para que los próximos estudiantes tengan aulas, canchas para practicar deportes, pero siempre mantener las huertas y la granja que es donde aprendemos muchas cosas y hasta matemáticas”.

Pese al embate pandémico, la escuela Mercedes Calderón presenta actividades académicas constantes.

Raquel Gómez es otra estudiante de último grado, quien dijo que su sueño es ser doctora, “en todos estos años he recibido mucha enseñanza de mis maestras y del padre Víctor, quien es como un papá y abuelo para nosotros, mi sueño es llegar a la universidad y estudiar la carrera de Medicina para ser una doctora que ayude a los más necesitados y no olvidarme nunca de mi escuela que ha sido como mi segundo hogar”.

El padre Víctor, quien es considerado como un papá por los estudiantes, garantiza que dará apoyo a los alumnos hasta conseguirles becas en universidades.

Escuela de Santa Cruz de Yojoa inspira con su ejemplo