Guatemala recibe con optimismo a Alejandro Giammattei

El noveno presidente de la era democrática debe reducir la violencia, desarrollar la economía, crear empleos y disminuir la pobreza.

Mujeres de Retalhuleu caminan por el centro histórico.Fotos: La Prensa /Yoseph Amaya.
Mujeres de Retalhuleu caminan por el centro histórico.Fotos: La Prensa /Yoseph Amaya.

CIUDAD DE GUATEMALA.

Los guatemaltecos, que en los últimos cinco años encarcelaron a tres presidentes por corrupción, no han perdido las esperanzas de lograr una sociedad más justa y este día nuevamente celebran con optimismo la asunción de Alejandro Eduardo Giammattei.

El cirujano de 63 años, que se opone al aborto y al matrimonio homosexual, ha despertado expectativas positivas entre los ciudadanos, porque inmediatamente después de ganar las elecciones (agosto de 2019), comenzó cabildeos y a establecer relaciones con líderes internacionales para desarrollar proyectos con el objetivo de atraer inversión y atacar la pobreza.

JT-GUATEMALAPRESIDENTE8-130(800x600)

“Yo voté por Giammattei, pienso que es un buen hombre y vemos que él tiene interés en cambiar este país. Espero que los corruptos no lo vayan a untar como le pasó al presidente que va a salir. Morales dijo que iba a hacer una limpieza, pero se fue enlodando en la corrupción”, opina Cándido Cordón (63 años), mientras camina por el centro histórico de la capital.

Giammattei, noveno presidente de la era democrática, sustituirá a Jimmy Morales, quien en cuatro años de gobierno (2016-2020) no logró un crecimiento económico más allá del 3.3% y, en consecuencia, no pudo reducir la pobreza de 10 millones de guatemaltecos (de una población de más de 17 millones) que viven en esta condición.

JT-GUATEMALAPRESIDENTE5-130(800x600)

Análisis de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s indican que, bajo la dirección de Morales, la economía de Guatemala reflejó un bajo ingreso per cápita (estimado en US$5,440 en 2019), historial de crecimiento por debajo del promedio de los países vecinos, una limitada prestación de servicios públicos básicos (como educación y atención médica), infraestructura física limitada y una alta tasa de criminalidad.

“Oímos que el nuevo presidente puede ser bueno, hasta el momento parece que sí va a ser un buen presidente, tiene que bajar la pobreza y la delincuencia”, dice Concepción Sánchez (35 años), oriunda del departamento de Retalhuleu y de visita en Ciudad de Guatemala.

guatemala.710(800x600)

Giammattei, del partido Vamos, le ganó las elecciones con 58% de los votos a Sandra Torres, de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y obtuvo 17 de los 160 diputados. Para gobernar sin sobresaltos, advierte Standard & Poor’s, “Giammattei necesitará construir alianzas para la aprobación de leyes en un Congreso dividido (...)”.

“Yo no voté en las elecciones pasadas. Me cansé de votar por presidentes que no hacen nada. El único buen presidente que ha tenido Guatemala es (Jorge) Ubico”, dice Efraín Oseida Arévalo (83 años). Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, en el traspaso de poder participan 50 delegaciones y 12 jefes de Estado.

Giammattei le dijo a Diario LA PRENSA que su meta es alcanzar un crecimiento de 6% del producto interno bruto (de $82,000 millones en 2019) al finalizar su Gobierno.

No gobernará desde las redes sociales

CIUDAD DE GUATEMALA. Alejandro Eduardo Giammattei utiliza Twitter porque es imprescindible en estos tiempos; sin embargo, no convertirá la cuenta de esta red en el principal instrumento para dar órdenes a sus ministros, contar su vida diaria o informar sobre temas escabrosos para evitar el control social.
“Hay cosas que no se pueden hacer por las redes sociales”, dijo durante una entrevista con Diario LA PRENSA.

“Recordemos algo, las redes sociales son aprovechadas por gente que, desde el anonimato, genera muchas mentiras, calumnias, falsedades, campañas negras, desinformación y el problema que hay es que no todo el mundo que está recibiendo la información tiene la capacidad de análisis para diferenciar lo que es cierto de lo que es falso”, explicó el nuevo mandatario guatemalteco.

En América Latina, sin incluir a Donald Trump de Estados Unidos, presidentes de izquierda, centro y derecha, como Nicolás Maduro (Venezuela), Jair Bolsonaro (Brasil) y Nayib Bukele (El Salvador) utilizan Twitter y Facebook para comunicar, a manera de monólogo, lo que quieren (sin dar lugar a preguntas de los ciudadanos y medios de comunicación), nombrar o destituir funcionarios y atacar furibundamente a los adversarios.

“Yo utilizo redes sociales, pero no soy un fanático. También uno entiende que a pesar de los años tiene que irse adaptando a los cambios”, añadió.

A diferencia de Bukele, quien no atendió medios de comunicación (ni nacionales, ni extranjeros) días antes de asumir el poder en El Salvador, en junio de 2018, Giammattei se sometió a entrevistas de periodistas de diferentes nacionalidades, incluidos los de Diario LA PRENSA.

El nuevo presidente guatemalteco considera que las redes sociales son herramientas importantes para comunicar información verdadera, pero también son empleadas por algunas personas para propagar chismes.

“Ayer venía una persona con una cara de este tamaño y me decía: mire doctor, es cierto que usted tiene un cáncer y se está muriendo. Y yo, mire, con la sirimba (desfallecimiento) que me estoy echando no creo que me esté muriendo… después esta sirimba…nada, nada enfermo, si estuviera con un cáncer ya en fase terminal creo que no estaría tan sano como estoy ahorita. Sin embargo, fue un chisme porque alguien lo generó en las redes sociales”, dijo.

Ayer, en una conferencia frente a periodistas nacionales y extranjeros, Giammattei reveló que miembros de maras y pandillas encarcelados tienen un plan para matarlo. “Llamadas adentro de una prisión pusieron una luz verde, como le llaman unos pandilleros, sobre mi cabeza para el día de mañana (martes)”, puntualizó Giammattei.

JT-GUATEMALAPRESIDENTE12-13(800x600)
La Prensa