17/05/2024
10:17 PM

¿Quién o quiénes?

  • 11 julio 2023 /

    En las clases de periodismo los catedráticos insistían en la necesidad de dar respuestas a las cinco w para ofrecer información completa e inteligible de manera que el lector se enterase y comprendiese aquellos elementos fundamentales que dan valor a la información. Hoy escuchamos a la vuelta de la esquina y con demasiada frecuencia sabotaje, complot, acto terrorista y otra serie de situaciones a las que nos acostumbramos, pero que dañan más la imagen de país.

    Sobre las armas, los proyectiles y la tecnología hallada en los presidios se ha resaltado hasta la saciedad el qué, pero falta el quién, cómo y cuándo, pues lo hallado y decomisado no ingresó con drones a medianoche directamente a los recintos del presidio. Hasta ahora ni se ha exigido ni se ha buscado y, por tanto, ni hallada responsabilidad en las autoridades y custodios. Total, la coladera ha sido de siempre y si el pasado fue así el futuro, mientras no se demuestre lo contrario, será parecido o peor. Los hechos dirán.

    El complot también se suscitó en la crisis energética con ataque, ampliamente publicitado, en la represa Patuca III. Otra vez el qué fue muy difundido en el ámbito oficial, señalando que el objetivo era dañar el Gobierno y agravar la temporada de apagones. El supuesto por qué quedó anulado con hechos, pues la gravedad de la crisis energética no resintió el daño en la represa. De nuevo faltó quién o quiénes.

    Lo más reciente que debiera proporcionar el quién en un abrir y cerrar de ojo es el supuesto atentado contra el presidente del Congreso Nacional que de inmediato fue aprovechado sin estar confirmado, para respaldar el mensaje político partidista de personal cercano a la presidencia. Dejemos a las autoridades, pero no será complejo conocer quién cocinó, quién proporcionó la comida, las manos por las que pasaron los platos y qué personal estuvo cercano. ¿Aparecerá el quién? Que no baje nuevamente el telón, contribuyendo a la incredulidad y desconfianza de los hondureños.

    El gran desafío del Gobierno sobre el que se dan vueltas sin atinar en los hechos debe asentarse en prioridades fundamentales, pues son tantas que, todos los gobiernos se enfocan en labores asistenciales con caras alegres en el momento, pero ¿después?

    Seguimos en lo mismo y la falta de empleo, la precariedad en salud, los peligros de la violencia o las enormes deficiencias en educación siguen en proyecto, en elaborados planes y en materia de conversaciones con los países cooperantes. Mejoras y progreso, poco o nada de manera que como dice la canción “la vida sigue igual”, claro que en nuestro caso más que vida es supervivencia diaria.