08/08/2022
05:46 PM

Más noticias

Adaptarnos

    Aunque hasta ahora no se ha detectado ningún contagio en el país, es prudente la gestión de adquirir vacunas contra la viruela del mono, la nueva amenaza a la salud pública declarada como emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El Gobierno hondureño recién anunció que traerá 5,600 vacunas contra esta enfermedad, que es más riesgosa para la población menor de los 44 años, que no alcanzó, en la niñez, la vacuna de la viruela humana.

    El brote de viruela del mono o símica ya registra más de 18,000 casos en 75 países, y más de 4,000 de los confirmados están en Estados Unidos. Se trata de un virus que causa un sarpullido que se parece al de la varicela o al herpes; son erupciones cutáneas, señalan los médicos, que coinciden en que lo más probable es que ya tengamos infectados hondureños debido a la cantidad de personas que viajan y porque es de rápida propagación.

    Se transmite principalmente a través del contacto prolongado de piel a piel y, aunque hasta ahora a la mayoría de infectados se les ha relacionado con la actividad íntima, no se le considera una infección de transmisión sexual, señalan los especialistas. Así que, además de las relaciones sexuales, las personas pueden propagarla con besos y abrazos, también por contacto con las lesiones en la piel que produce la enfermedad, con los líquidos corporales o bien al tocar la ropa de cama que ha sido contaminada.

    De acuerdo con la Secretaría de Salud, en el país no existe información documental sobre la población vacunada contra la viruela humana, solamente sabemos que se dejó de vacunar en 1978. Eso significa que, probablemente, la población mayor de 44 años fue vacunada, mientras los menores de 44 años “no han sido vacunados y son susceptibles a enfermar”.

    La recomendación de las autoridades de salubridad a la población es “mantener las medidas de bioseguridad, como lavado de manos, uso de mascarilla, distanciamiento físico, cocinar bien los alimentos y no automedicarse”. Conforme a la situación epidemiológica mundial de la viruela del mono, “todos los países están en riesgo de ocurrencia de casos, por tanto en Honduras existe el riesgo de importación y registro de casos”, señaló el Ministerio de Salud, al subrayar que la clave está en que seamos cautelosos.

    Es prudente, por ejemplo, seguir utilizando el tapabocas en sitios donde hay aglomeraciones, ser cuidadosos con lo que tocamos y estar siempre en alerta para cuidarnos y proteger a la familia. Desde marzo de 2020, el mundo ya no es el mismo. Es hora de aceptarlo y adaptarnos a esta nueva forma de convivencia y sobrevivencia.