¿Con qué ojos ve usted San Pedro Sula?

Imagínese usted que don Pedro de Alvarado fuera invitado a las celebraciones de la Feria Juniana este 2019. Él, que fundó esta ciudad un 27 de junio del ya lejanísimo 1536, seguramente notaría que le cambiaron el nombre. Él la bautizó como San Pedro de Puerto Caballos, pero hoy los sampedranos, 483 años después, la conocen simplemente como San Pedro y el resto del país e internacionalmente como San Pedro Sula. Y por supuesto no sería el único cambio que notaría. Le aseguro que vería con ojos incrédulos a su alrededor y creería que todo ello no es más que un maravilloso y fascinante sueño. ¿Y si pudiéramos invitar este año algunas de aquellas buenas gentes que vivieron a mediados del siglo veinte en San Pedro? Ellos que crecieron asistiendo a los programas en vivo de HRQ y HRP1, viendo sus películas favoritas el Cine Hispano o en el Tropicana y después regresar tranquilamente por aquellas calles tan poco transitadas como seguras a sus casas. Casi los puedo ver sacudiendo la cabeza y con ojos incrédulos al ver las modernas salas de cine en los centros comerciales, conocer de los 12 canales de televisión y la multitud de estaciones de radio que lanzan sus señales todos los días. Seguramente verían también con mucho asombro los más de 100,000 vehículos circulando por más de 500 kilómetros de calles pavimentadas.Y usted que vive en este 2019, ¿con qué ojos ve San Pedro Sula? Si es usted de los que se concentran en las dificultades, es muy posible que vea San Pedro con ojos de víctima y se dedique a encontrar culpables. De hecho, mucha gente lo hace así. No podemos negar que hay delincuencia, pero si es usted de los que además ve las oportunidades se sentirá responsable y tratará de minimizar los riesgos, se concentrará en encontrar soluciones cuando surjan los problemas y aprovechará todas las ventajas que una ciudad tan formidable como esta nos brinda. Yo, un mexicano casado con una sampedrana por 56 años ya, me declaro siempre enamorado de esta ciudad y veo cuando llego a ella sus posibilidades y su formidable futuro. Y usted, ¿con qué ojos ve San Pedro Sula? LO NEGATIVO: Concentrarnos tan solo en lo negativo que pueda haber en esta ciudad. LO POSITIVO: No permitir que lo negativo nos impida ver lo positivo y agradecer a Dios por ello.