Más noticias

La distracción rusa

Es desafortunado que mientras que en su primer año de gobierno, el Presidente de Estados Unidos debería estar dedicado a estrechar lazos con aliados o llegar a consensos tanto como con su partido como con el partido opositor sobre legislación básica y necesaria para empezar su gobierno con el pie derecho, en vez tenga que estar defendiéndose vía redes sociales de críticas agobiantes pero, en parte, muy reales de su campaña presidencial con un país tan controversial como Rusia. No solamente porque es una prohibición constitucional que un gobierno internacional se haya probablemente inmiscuido en una elección presidencial. Sino que, además, es un gobierno que tiene como aliados a los más tiranos del planeta, enemigos de la democracia.

¿Que si Trump va a ser obligado a dejar el poder? Para los que lo quieren ver fuera, lamento decirles que lo dudo, a menos que se revele una grabación (hasta el cierre de esta columna no había pasado) como pasó con el ex Presidente Nixon, que pruebe que sí presionó al ex director del FBI James B. Comey para que “dejara la situación con Rusia, así”. Los pongo en contexto: el FBI estaba investigando la posible relación de Michael T. Flynn, el consejero de seguridad del presidente Trump, con Rusia durante la campaña presidencial.

Dentro de su mismo partido, Trump ha recibido la mayoría del apoyo, pero hay algunos cuantos pesos pesados dentro del congreso, que prefieren seguir la Constitución y no solo los intereses personales y han pedido que se investigue el caso solicitando a la Casa Blanca que entregue toda documentación y memorandos relacionados. El Presidente, que en numerosas ocasiones publica mensajes poco diplomáticos y no muy bien pensados a los ojos de la opinión pública, envió un “twit” amenazante que le pedía a Comey sobre las supuestas grabaciones (desafiante): “James Comey que aspire a que no hayan grabaciones antes de que empiece a filtrar a la prensa.” En realidad, volviendo al tema de la posibilidad de que retiren a Trump del puesto, sin grabaciones es palabra de Comey contra palabra de Trump. Pero el daño está hecho.

Mientras tanto, Trump sigue negando que le pidió el hecho no constitucional al ex director del FBI. Lo reiteró durante una rueda de prensa conjunta con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Otra señal más de los cambios súbitos del presidente Trump: mientras que los venezolanos ponen sus esperanzas en sus decisiones con referencia al desafortunado genocidio que existe en el país en manos del régimen de Maduro, Trump elogia una paz que se logró en Colombia con el apoyo de todos los gobiernos dictatoriales o socio comunistas del mundo, y de la cual muchos amantes de la democracia desconfían. Una paz lograda en La Habana, con Austria y Venezuela como observadores. Al mismo tiempo Trump expresó su preocupación por el incremento de cultivos de droga en Colombia. Recordemos que Estados Unidos es el mayor consumidor de estos cultivos, del mundo. ¡Ahora dice que le brinda apoyo militar a Colombia para defenderse de la situación en Venezuela! Después de que Maduro anunciara que militarizará al Tachira. Me pregunto, ¿necesita el apoyo militarizado Colombia, o la oposición venezolana? ¿O ambos? Algo no huele bien aquí.

*FB Twitter Instagram @sabinacovo