24/05/2024
06:15 AM

El príncipe William asiste a un funeral privado en medio de la polémica por la foto

  • 12 marzo 2024 /

El príncipe de Gales asistió al funeral de Thomas Kingston, esposo de Lady Gabriella Kingston, prima del rey Carlos III.

Londres, Reino Unido.

El príncipe de Gales, William, asistió este martes al funeral privado por el marido de su pariente Lady Gabriella Kingston, Thomas Kingston, en medio de la polémica por la foto retocada de la princesa de Gales, Kate, acompañada por sus hijos dos meses después de haber sido operada.

Unos 140 invitados entre los que figuraban los padres de Lady Gabriella, el duque y la duquesa de Kent, acudieron al servicio religioso que tuvo lugar en el palacio de St James en Londres por Thomas Kingston, fallecido a los 45 años el pasado 25 de febrero.

La presencia de William, heredero a la corona, se confirma un día después de que Kate, convaleciente tras una operación abdominal a la que se sometió el pasado febrero, pidiera ayer “disculpas” por la “confusión” generada después de que ella misma retocase la foto con sus tres hijos tomada por su marido a principios de la semana pasada.

La fotografía fue difundida el domingo con motivo del Día de la Madre en el Reino Unido y alimentó las conjeturas sobre su estado de salud.

Thomas Kingston falleció a los 45 años el pasado 25 de febrero en la vivienda de sus padres en los Cotswolds (Inglaterra).

Según una investigación, el marido de Lady Gabriella murió a consecuencia de “una herida traumática en la cabeza” y junto a su cuerpo se halló un arma de fuego.

Lo que se sabe del estado de salud de la princesa de Gales

El rey Carlos III, primo segundo de Lady Gabriella, no acudió al funeral privado, ya que no está asistiendo a eventos públicos mientras se somete a un tratamiento para un cáncer que padece y cuyo tipo no se ha hecho público.

Tampoco estuvo entre los asistentes la reina Camila, que organizaba una recepción en el palacio de Buckingham.

Tras el funeral se llevó a cabo una recepción en el palacio de St James y un servicio privado para incinerar el cuerpo. EFE