Estados Unidos.

El caso de una madre que organizaba fiestas para adolescentes ha desatado todo tipo de críticas entre las familias en California, Estados Unidos.

La mujer fue identificada como Shannon O’Connor (47) quien acostumbraba a organizar fiestas para su hijo de 15 años y sus amigos adolescentes.

La última fiesta fue tildada de un evento sexual, pues la mujer repartió condones y alcohol para los invitados. Muchos de ellos terminaron inconscientes y vomitando.

Además lea: Robert Durst, hospitalizado por covid, tras condena a cadena perpetua

De acuerdo con las investigaciones, O’Connor también habría presenciado mientras los adolescentes realizaban actos sexuales en frente de ella, quien se reía al verlos.

La mujer mantuvo las fiestas en secreto de su esposo y otros padres, mientras que los menores de 14 y 15 años se emborrachaban tanto que “vomitaban, no podían pararse y caían inconscientes”.

Las fiestas se realizaron en un periodo de ocho meses desde el 2020 hasta marzo de este año. Incluso, los invitados fueron presionados para guardar silencio, según reporte de las autoridades. “Dijo que si le decían a alguien que podía ir a la cárcel”, aseguró el fiscal de distrito Jeff Rosen en un comunicado.

Los documentos judiciales también exponen que en una ocasión la mujer fue a un dormitorio y vio a un adolescente borracho subirse y manosear a una menor, amiga de su hijo, sin impedir la situación. En otro incidente, la madre está acusada de ver a un adolescente golpeando y pateando a una menor alicorada.

O’Connor fue arrestada como fugitiva en el condado de Ada, Idaho, donde ahora vive, y encarcelada mientras los fiscales planean su extradición a California.

La mujer enfrentará una lista de 39 cargos criminales, entre ellos: abuso infantil y agresión sexual, y enfrenta cargos de fraude de más de $ 120 mil dólares.

Los padres de varios jóvenes habían reportado algunas irregularidades a la escuela a donde asistían, pero la institución les respondió que no podían hacer nada, ya que era un acto que se realizaba fuera de la misma.

“Estamos aliviados de que esta mujer ya no esté libre”, dijo uno de los padres.