13/04/2024
06:45 AM

Congreso de EEUU aprueba someter a juicio político al jefe de migración de Biden

Mayorkas, jefe de migración del presidente estadounidense, Joe Biden, está acusado de “violación de la confianza pública” y “negativa sistemática y deliberada a cumplir con la ley”.

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS

La Cámara Baja de Estados Unidos aprobó ayer martes someter a juicio político (impeachment) al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, por su gestión de la frontera con México.

Después del voto fallido del pasado 6 de febrero, ese hemiciclo, de mayoría republicana, dio esta vez su visto bueno a ese proceso por 214 votos a favor y 213 en contra.

Mayorkas, jefe de migración del presidente estadounidense, Joe Biden, está acusado de “violación de la confianza pública” y “negativa sistemática y deliberada a cumplir con la ley”, pero la última palabra la tiene el Senado, bajo control demócrata.

Los congresistas republicanos Ken Buck, Mike Gallagher y Tom McClintock votaron en contra de la resolución, además de toda la bancada demócrata en bloque.

Solicitantes de asilo usaron más de 64 millones de veces aplicación oficial de EEUU

También formó parte de la votación el congresista republicano Steve Scalise, quien no asistió a la sesión de la semana pasada por problemas de salud y esta vez estuvo presente en la sesión del pleno.

La aprobación por la mínima del martes se da luego de que hace una semana los republicanos, que son mayoría en la Cámara, no reunieran los votos suficientes para aprobar el juicio político contra Mayorkas, con un sorprendente resultado de 214 votos a favor y 216 en contra.

Se trata de la primera vez que la Cámara Baja envía a juicio político a un secretario del Gobierno en casi 150 años. Hasta hoy, la única vez que ha ocurrido fue en 1876, cuando el entonces secretario de Guerra, William Belknap, fue imputado pero después absuelto por el Senado.

Tras la votación de esta noche, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lamentó el “descarado acto de partidismo inconstitucional que ha apuntado a un servidor público honorable para realizar pequeños juegos políticos”.

Trump promete expulsar a migrantes y no garantiza la seguridad de la OTAN

Aludió a la fallida votación de la semana pasada contra Mayorkas, un inmigrante cubano que llegó a Estados Unidos con su familia como refugiado político y tiene una “condecorada carrera” de más de dos décadas de servicio público.

“Los republicanos con preocupaciones genuinas sobre la frontera deberían querer que el Congreso proporcione más recursos fronterizos y una seguridad fronteriza más sólida”, agregó Biden.

Por su parte, el presidente de la Cámara Baja, el republicano Mike Johnson, manifestó que desde el primer día en el cargo Mayorkas se ha negado deliberada y consistentemente a cumplir con las leyes federales de inmigración, “alimentando la peor catástrofe fronteriza en la historia de Estados Unidos”, según lo comnfirma la investigación de un comité del Congreso.

A su turno, la líder de la minoría del Congreso, la demócrata Kartherine Clark, señaló que la “vergonzosa votación” de hoy refleja que a los republicanos de la Cámara de Representantes “nunca les ha importado la seguridad fronteriza, sólo cobardes juegos políticos”.

“Se niegan a dialogar con la Administración Biden y los demócratas del Congreso sobre soluciones de inmigración de sentido común. Sólo están impulsando este juicio político para socavar la acción bipartidista, fomentar el caos y reforzar a Donald Trump”, añadió.

En esa misma línea, el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer. dijo que la única razón para este juicio político es que el presidente, o ‘speaker’, de la Cámara, Mike Johnson, “apacigue aún más a Donald Trump”.

El juicio político a Mayorkas es improbable que prospere, en vista de que tras la votación de hoy el ‘impeachment’ pasa a manos del Senado, donde se requieren dos tercios de los votos y los demócratas ostentan la mayoría.

En la Cámara Alta incluso basta una mayoría simple para que el juicio político ni siquiera se someta a votación, un escenario ya contemplado por algunos senadores demócratas.