Joe Biden, el político de la vieja guardia que unirá a EEUU

Tras dos intentos presidenciales fallidos, Biden, de 78 años, asume este día las riendas de la potencia del mundo.

Joe Biden se enorgullece de haber liderado la Ley de Violencia contra la Mujer de 1994.
Joe Biden se enorgullece de haber liderado la Ley de Violencia contra la Mujer de 1994.

Washington.

Joe Biden, el veterano político demócrata, asumirá este día con la promesa de unificar a Estados Unidos.

En su larga carrera hasta la Casa Blanca, que se extiende durante décadas con dos intentos infructuosos, este político optimista radicado en Delaware es parte del inventario de la política de Estados Unidos.

Joseph Robinette Biden Jr. nació el 20 de noviembre de 1942 y creció en Scranton, Pensilvania, en una familia de origen irlandés muy católica.

Su padre era un vendedor de coches y en la década de 1950 perdió su empleo y la familia migró al estado vecino de Delaware, cuando Joe tenía diez años.

“Mi padre siempre decía: ‘Campeón, cuando te golpeen, te tienes que poner de pie de inmediato”, contó Biden.

Cuando era joven trabajó como salvavidas en una piscina de un barrio negro y allí aprendió de las injusticias y desigualdades que afectan a esta comunidad, lo que despertó su interés por la política. Biden estudió en la Universidad de Delaware y asistió a la Escuela de Derecho en Syracuse.

Siempre se enorgulleció de sus orígenes obreros y de que siendo niño lograra superar su tartamudeo y hasta hoy da consejos a jóvenes que sufren este trastorno.

Datos
- 2 veces Joe Biden buscó sin éxito la candidatura presidencial demócrata: en 1988 y 2008.
- 36 años como senador de Delaware por el Partido Demócrata, cargo que logró en 1972.
- 8 años Biden ocupó la Vicepresidencia del primer mandatario negro de EE UU.

Su vida

Joe Biden practicó como abogado en una empresa de Wilmington mientras trabajó a tiempo parcial como defensor público. Llegó a la política nacional a los 29 años, cuando logró sorpresivamente ser elegido senador por Delaware en 1972.

Pero su vida ha estado marcada por dos grandes tragedias, cuando su primera esposa y su hija bebé murieron en un accidente de auto en 1972 y cuando su hijo Beau falleció por un cáncer a los 46 años en 2015.

Biden se casó con Neilia Hunter en 1966, cuando él estudiaba Leyes y ella era profesora.

Un día, Neilia fue en su auto con sus tres hijos a comprar un árbol de Navidad y los embistió un tractor. Neilia y la bebé Naomi murieron y los dos chicos, Beau y Hunter, quedaron heridos de gravedad.

Joe Biden estaba presto a jurar como senador y logró criar a sus hijos con la ayuda de su hermana Valerie. Durante cinco años se trasladó en tren desde Delaware a Washington cada día para ir a trabajar.

tc biden 200121 (2)(800x600)

A menudo habla de la relación con sus hijos y cómo esto lo ayudó a superar el duelo a medida que construía su carrera. En 1977 se casó con su segunda esposa, Jill (de 69 años), con la que permanece hasta hoy.

Beau era considerado como el heredero político de Biden, con el que compartía la vocación y también las habilidades sociales. Sirvió en Irak y luego fue elegido fiscal general de Delaware.

Pero Beau, que tenía dos hijos, murió de un tumor cerebral en 2015, menos de dos años después del primer diagnóstico. Esto frenó cualquier aspiración de Biden de presentarse a la Presidencia en 2016. Su otro hijo, Hunter, tiene problemas con el alcohol y las drogas y fue sacado de la reserva de la Armada en 2014 después de dar positivo en una prueba para detectar cocaína.

Entre 2014 y 2019, mientras su padre era vicepresidente de Barack Obama, Hunter formó parte del directorio de Burisma, una empresa ucraniana de gas.

Donald Trump acusó a Biden de intentar destituir a un importante fiscal en Ucrania para proteger a su hijo de una investigación por corrupción. Hunter (de 50 años) admitió que tuvo poco “criterio” en sus negocios, pero negó cualquier delito.

Con su segunda mujer, Joe Biden tiene una hija, Ashley (de 39).

tc biden 200121(800x600)
Joe Biden tomó juramento en el Senado de Estados Unidos junto a las camas del hospital de sus hijos, que sufrieron un accidente. 47 años de experiencia no lo eximen de errores: Biden se opuso a la guerra del Golfo, pero votó a favor de la guerra de Irak.

Su carrera

En 1993, siendo senador, Joe Biden aseguró la aprobación del proyecto de Ley Brady de verificación de antecedentes, llevando el proyecto de ley a través de la conferencia y derrotando una obstrucción apoyado por la Asociación Nacional del Rifle. Y en 1994 defendió la prohibición de las armas de asalto y los tambores de gran capacidad.

En un momento en que la violencia de género todavía se consideraba un “problema familiar”, Biden escribió y encabezó la Ley de Violencia contra las Mujeres, la legislación histórica que criminaliza la violencia contra la mujer, crea recursos sin precedentes para sobrevivientes de agresiones y cambia el diálogo nacional sobre ataques domésticos y sexuales.

Su recuperación

Joe Biden casi no logra ser el candidato presidencial en 2020. Pese a que partió como favorito, muchos lo descalificaron por ser muy viejo, muy moderado y su campaña parecía encaminada al desastre después de las primeras primarias, donde Bernie Sanders despuntó del pelotón; pero con la primaria de Carolina del Sur y el apoyo del voto de los ciudadanos negros logró volver a la contienda.

3 claves del presidente: La victoria se convierte en tragedia al convertirse en senador
La tragedia. Poco después de salir elegido por primera vez, en 1972, la familia de Joe Biden sufrió un accidente de tráfico en el que perdieron la vida su mujer y su hija, de un año, y que, según cuenta él mismo en sus memorias, le llevó a pensar en quitarse la vida. En el hospital donde estaban ingresados sus hijos juró el cargo.
Estadística. Es el segundo católico que llega a la Presidencia; el anterior fue John F. Kennedy en 1960. Es también el decimoquinto vicepresidente que logra ascender al principal cargo del país norteamericano, un hito inédito desde la victoria del republicano George H. W. Bush en 1989, después de ocho años de la mano de Ronald Reagan.
Vicepresidente. En 2016, Biden figuraba entonces como una de las principales bazas demócratas para mantener la Casa Blanca, después de haber estado ocho años a la sombra de Barack Obama como un fiel vicepresidente sin apenas escándalo.

Esta carrera marca un brusco contraste con su intento de 1988, cuando tuvo que retirarse en medio de la vergüenza después de que se descubriera que había plagiado un discurso.

En su intento de 2008 tampoco le fue mejor y solo logró recolectar menos de un 1% en el caucus de Iowa, que da el pistoletazo a la carrera. Ese año fue escogido como compañero de fórmula de Barack Obama, para quien pasó a ser “el guerrero feliz de Estados Unidos”. Ambos diferían sobre la guerra en Afganistán y Biden se opuso a un aumento de las tropas en terreno.

Pero Obama le pidió que le ayudara a mover las mayorías del Congreso para que aprobaran su propuesta del Recovery Act, el plan con el que el presidente pretendía recuperar la economía con un crecimiento laboral que promoviera las energías limpias.

Biden lo logró y fue quien estuvo al frente de la ejecución de una de las políticas fundamentales del gobierno de Obama.

El mensaje de Biden se articuló en gran medida en asociación con su estilo moderado durante el gobierno de Obama, pero en campaña prometió que como presidente tomará posturas más progresistas en materia de cambio climático, justicia racial y alivio de la deuda estudiantil.

La Prensa