Trump acepta “derrota” de la pandemia previo a elecciones

La Casa Blanca admitió ayer que no puede controlar el coronavirus, y demócratas se vuelcan contra el presidente Inicia la recta final de la campaña para los comicios.

Trump se lanza de lleno a recorrer Estados Unidos en busca del voto de los indecisos.
Trump se lanza de lleno a recorrer Estados Unidos en busca del voto de los indecisos.

Washington, Estados Unidos.

La crisis de covid-19 vuelve a asediar a la campaña de reelección del presidente Donald Trump, después de que uno de sus asesores afirmara que Estados Unidos no conseguirá “controlar la pandemia” y se confirmaran al menos cinco contagios en la oficina de su vicepresidente, Mike Pence.

A nueve días de las elecciones del 3 de noviembre, la estrategia de Trump de dar por superado lo peor de la pandemia ha chocado con los titulares sobre un nuevo récord diario de contagios en el país el pasado viernes y con la noticia de un nuevo brote de covid-19 en la Casa Blanca que afecta al entorno más cercano de Pence.

“Incluso sin la vacuna, estamos pasando página (a lo peor de la pandemia), se va a acabar”, aseguró Trump durante un mitin ayer en el estado clave de Nuevo Hampshire.

LEA: Kamala Harris, la dinámica senadora que energiza la campaña de Joe Biden

Ese optimismo no solo contrastó con el agudo repunte de contagios que experimenta el país, sobre todo en los estados del medio oeste y las Montañas Rocosas, sino también con las declaraciones de su propio jefe de gabinete, Mark Meadows, en una entrevista unas horas antes.

“No vamos a controlar la pandemia, vamos a controlar el hecho de que consigamos vacunas, terapias y otras formas de mitigarla”, dijo Meadows a la cadena CNN, al asegurar que el covid-19 no puede controlarse “porque es un virus contagioso, igual que la gripe”.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden consideró “alucinante” la afirmación de Meadows, al opinar que significa que la Casa Blanca “se ha rendido” a la hora de “proteger a los estadounidenses” de la pandemia.

“Esto no ha sido un desliz de Meadows, ha sido una admisión cándida de lo que ha sido claramente la estrategia del presidente Trump desde que comenzó esta crisis: ondear la bandera blanca de la derrota y confiar en que, ignorándolo, el virus simplemente se irá. No se ha ido y no se irá”, señaló Biden en un comunicado.

Trump, que intenta desviar la atención de la pandemia hacia sus planes para la economía, dijo a sus partidarios en Carolina del Norte: “Esta elección es una elección entre una súper recuperación de Trump y una depresión de Biden”.

El presidente realizó tres mítines de campaña en un día el sábado mientras buscaba cerrar la brecha con Biden minimizando la gravedad de la crisis del coronavirus y quejándose de que los medios de comunicación estaban obsesionados con el problema.

La respuesta de Biden fue que el mandatario debería estar más preocupado por la crisis sanitaria. “Trump dijo que debemos aprender a convivir” con la pandemia, expresó el candidato demócrata en su natal Pensilvania. “Nos está pidiendo que aprendamos a morir con ella”, añadió.

Biden ha mantenido una ventaja estable de alrededor de 10 puntos en las encuestas nacionales y una más estrecha en estados en disputa como Florida, que normalmente deciden al ganador de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La Prensa