Así fue el juicio político a Bill Clinton, el espejo del proceso contra Trump

Clinton enfrentó un proceso de destitución por el escándalo sexual con la ex becaria Monica Lewinsky.

VER MÁS FOTOS
Clinton fue sometido a un juicio político por mentir sobre su infidelidad con Monica Lewinsky./AFP.
Clinton fue sometido a un juicio político por mentir sobre su infidelidad con Monica Lewinsky./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El juicio político que superó en 1999 el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, se ha convertido en un espejo singular para el proceso de destitución de Donald Trump, que comienza este martes en el Senado, con los republicanos decididos a copiar estrategias y los demócratas dispuestos a aprender de fallos para influir al máximo en el desarrollo del caso.

"Lo que estuvo bien para el presidente Clinton estará bien para el presidente Trump", proclamó hace dos semanas el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Bajo ese lema se esconde el firme propósito de los republicanos de controlar el rumbo del juicio político en el Senado y de contener la influencia de los demócratas, que, como hace dos décadas, son la minoría en la Cámara Alta.

EL COMIENZO DEL JUICIO EN EL SENADO

El proceso contra Clinton en el Senado duró cinco semanas, tres más de las que calcula la Casa Blanca para el juicio a Trump, y acabó en su absolución, el mismo resultado que se espera ahora.



Las prisas también marcaron el inicio del "impeachment" a Clinton: el líder republicano en el Senado, Trent Lott, tenía claro que no quería un juicio político prolongado, y tardó menos de tres semanas en iniciar el proceso desde el voto en la Cámara Baja.

Igual que Trump, Clinton enfrentaba dos cargos, los de mentir a un gran jurado y de obstrucción a la justicia, por haber intentado ocultar su relación sexual con la becaria Monica Lewinsky.

Lott aplazó la discusión sobre la posible comparecencia de testigos hasta una segunda fase del juicio político, un precedente en el que se ha basado McConnell para rechazar el intento de la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, de negociar los testimonios antes de enviar los cargos al Senado.

El 7 de enero de 1999 comenzó el juicio político con el juramento como "juez" del presidente del Tribunal Supremo, William Rehnquist; y la entrega de los cargos por parte de los trece "fiscales" de la Cámara Baja -todos ellos hombres blancos; mientras que, de los siete que procesarán a Trump, tres son mujeres y hay dos negros y una latina.

Al día siguiente, el Senado aprobó las reglas para el juicio político: los "fiscales" republicanos y los abogados del presidente demócrata tendrían cada uno 24 horas, a lo largo de varios días, para argumentar sus casos, y los senadores tendrían un total de 32 horas para interrogar a ambos lados.

El expresidente Bill Clinton fue sometido a un juicio político por su aventura con la ex becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky.


El 14 de enero, los trece congresistas republicanos iniciaron un alegato de tres días para pedir que se destituyera a Clinton, cuyo abogado, Charles Ruff, comenzó su defensa del presidente el día 19.

Aunque los senadores tenían prohibido hablar en su condición de jurado, a partir del 22 de enero enviaron preguntas por escrito al juez Rehnquist y así interrogaron a la acusación y la defensa.

LEWINSKY ENTRA EN JUEGO

Si los estadounidenses habían empezado a perder interés en los vericuetos del proceso, un titular del 23 de enero volvió a atraer su atención: una juez federal había ordenado a Lewinsky que testificara ante los "fiscales" de la Cámara Baja, y la exbecaria de la Casa Blanca tuvo que volar a Washington desde California.

"Siente ansiedad y quiere que esto acabe cuanto antes. Esto ha sido una pesadilla desde hace un año, y solo quiere seguir adelante con su vida", dijo entonces una fuente cercana a Lewinsky al diario The New York Times.

El día 24, Lewinsky se sometió a una entrevista a puerta cerrada de casi dos horas con los "fiscales" republicanos.

Tres días después, el Senado rechazó en un voto de 56-44 la posibilidad de desestimar los cargos contra Clinton, una votación similar a la que ha exigido Trump para su propio juicio político y que solo necesitaría una mayoría simple para prosperar.

Los senadores de la era Clinton también acordaron entonces convocar a tres testigos: Lewinsky, el asesor presidencial Vernon Jordan y uno de los encargados de comunicación en la Casa Blanca, Sidney Blumenthal. Antes de que acabara el mes, marcaron además una fecha límite para el fin del juicio: el 12 de febrero.

El 4 de febrero, la mayoría republicana perdió una votación clave: por una amplia mayoría de 70 votos, el Senado decidió no obligar a comparecer en persona a Lewinsky.

En cambio, permitieron a los "fiscales" republicanos que presentaran en el Senado extractos en vídeo de su declaración a puerta cerrada.

El 6 de febrero se instalaron grandes pantallas en la Cámara Alta para reproducir esos testimonios, un modelo que los demócratas del Senado actual quieren reproducir para reforzar su caso contra Trump, aunque para ello necesitarán sacar adelante una votación que cambie las reglas en el todavía analógico hemiciclo.

Vea: Qué fue de Monica Lewinsky, la protagonista del último impeachment en EEUU

LA ABSOLUCIÓN

Tras escuchar los argumentos finales, el Senado inició su deliberación a puerta cerrada el 9 de febrero. Tres días después votó en contra de destituir al presidente. Un total de 55 senadores le declararon no culpable del cargo de perjurio, mientras que 50 bastaron para absolverle del de obstrucción de justicia.

Dos décadas después, la rapidez y polarización del proceso contra Clinton prometen marcar también el juicio político de Trump.

Pero un factor traza una diferencia abismal: en 1999 la oposición controlaba ambas cámaras y dio forma a todo el proceso; ahora, en cambio, los rivales de Trump solo son mayoría en la Cámara Baja y, al enviar los cargos al Senado, han cedido las riendas al partido del presidente. EFE

La Prensa