Más noticias

Haití se hunde en la crisis económica y el caos social

Opositores ocupan el Senado para impedir la ratificación del nuevo primer ministro.

Crisis. Un hombre corre por una calle de Puerto Príncipe durante los enfrentamientos con la Policía. EFE
Crisis. Un hombre corre por una calle de Puerto Príncipe durante los enfrentamientos con la Policía. EFE

Puerto Príncipe.

Un grupo de manifestantes afines a la oposición de Haití ocupó la sede del Senado y logró boicotear la sesión en la que se iba a votar la ratificación del nuevo primer ministro, Fritz William Michel.

Los manifestantes permanecieron en el interior del Senado para impedir la celebración de la sesión, que es de gran importancia para el presidente, Jovenel Moise, puesto que el país lleva seis meses sin un Gobierno efectivo.

El grupo accedió a la sede legislativa aprovechando que la sesión era pública y, ante varios periodistas, subieron a la tribuna del Senado para protestar contra el nuevo Gobierno y contra el nombramiento de Michel. Tras los disturbios, el Senado aplazó la sesión “sine die”, según informó el portavoz del jefe del presidente del órgano legislativo, Carl Murat Cantave, en su cuenta oficial de Twitter.

En el exterior del Parlamento también se vivieron protestas violentas y enfrentamientos de los manifestantes con la Policía.

Parálisis
Haití no tiene un Gobierno efectivo desde marzo, cuando el Parlamento cesó al entonces primer ministro, Jean Henry Ceant, en una moción de censura. Debido a la parálisis institucional, el país no ha aprobado los presupuestos de este año y el Ejecutivo está limitado para tomar medidas económicas con las que hacer frente a la crisis.

Un grupo de activistas opositores prendió fuego a un autobús de la Policía Nacional, que quedó totalmente carbonizado en un descampado cercano al Parlamento.

Después del incendio, la Policía arrestó a varios manifestantes y usó gases lacrimógenos para tratar de dispersar a las decenas de personas que se concentraban en el lugar para protestar contra la celebración de la sesión de la Cámara Alta.

Ante los hechos vividos, el presidente de la Cámara de los Diputados, Gary Bodeau, alertó de que esta situación puede poner en peligro la continuidad de la existencia del Parlamento.

“El Parlamento está cavando su propia tumba, estos son los mismos errores que llevaron a la disolución de las Fuerzas Armadas de Haití (en 1995). Cualesquiera que sean sus intereses, los senadores haitianos deben estar a la altura de la dimensión de su misión”, dijo Bodeau.

Michel fue designado primer ministro el 22 de julio por el presidente del país, Jovenel Moise, y fue ratificado por la Cámara de los Diputados el 3 de septiembre, en una sesión que también trató de ser boicoteada por la oposición. En esa ocasión, varios diputados opositores destruyeron sillas y mesas del legislativo, obligando a atrasar seis horas el inicio de la sesión. Para ejercer el cargo de forma efectiva, el nuevo primer ministro necesita ser ratificado por ambas Cámaras.