Más noticias

Huracán Florence causa luto, destrucción e inundaciones

Advierten que la ahora tormenta tropical siguen siendo peligrosa y esperan “catastróficas inundaciones” en Carolina del Norte y del Sur.

Casa en Wilomington (Carolina del Norte), donde una madre y su bebé perdieron la vida al caer un árbol que no resistió los fuertes vientos de Florence. El padre de la mujer salió herido.
Casa en Wilomington (Carolina del Norte), donde una madre y su bebé perdieron la vida al caer un árbol que no resistió los fuertes vientos de Florence. El padre de la mujer salió herido. / Foto: AFP

Wilmington, Estados Unidos.

El huracán Florence provocó varias muertes al azotar ayer la costa atlántica de EEUU, en medio de fuertes vientos y lluvias torrenciales que dejaron a decenas de personas atrapadas en inundaciones, antes de ser degradado a tormenta tropical.

Las autoridades confirmaron al menos cuatro muertos, entre ellos una mujer y su bebé, que fallecieron al caer un árbol sobre su casa en Carolina del Norte, uno de los estados más golpeados por la tormenta junto a Carolina del Sur.

El presidente Donald Trump visitará las áreas afectadas “de principios a mediados de la próxima semana” cuando se determine que su viaje no interrumpirá las labores de rescate, anunció la Casa Blanca.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) rebajó la intensidad del ciclón, que llegó a ser un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de 5, antes de tocar tierra el ayer por la mañana. “Florence está produciendo ahora ráfagas de viento con fuerza de tormenta tropical” a 110 km/h, dijo el NHC. No obstante, advirtió que las “marejadas amenazantes para la vida” continuarán, pronosticando “catastróficas inundaciones” en las Carolinas.

cr-florence04-150918(1024x768)
New Bern (Carolina del Norte): el viento arrancó varios árboles en esta localidad, donde muchos habitantes tuvieron que salir en lancha por las severas inundaciones.

“Esperamos varios días más de lluvia”, dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper. Precipitaciones de esta intensidad ocurren “una vez cada mil años”, agregó, pronosticando más inundaciones por el desborde de ríos la próxima semana.

Tragedia en Wilmington

“Escuché un fuerte golpe”, contó un vecino de la casa donde una madre y su bebé perdieron la vida ayer en la localidad de Wilmington, en Carolina del Norte, después de que un árbol arrancado por la fuerza del huracán Florence aplastara su vivienda.

Un cordón amarillo rodeaba el número 24 de la avenida Mercer, ubicada en un barrio residencial de la ciudad. En la mañana un árbol enorme cayó sobre la pequeña casa de una planta. La vivienda de paredes de ladrillo rojo parecía casi intacta desde la calle, pero por detrás, la perspectiva era otra.

Un trozo del muro completamente destruido dejó a la vista algunos objetos personales y mostró la violencia de la naturaleza.

cr-florence6-150918(1024x768)
En Wilmington las calles también se anegaron por la alta precipitación, negocios como gasolineras resultaron dañadas; además, los rescatistas sacaron con vida al padre de la mujer que falleció junto con su bebé al caer un árbol sobre su vivienda.

Los bomberos no escatimaron en sus esfuerzos, pese a la lluvia tenaz, hasta que lograron sacar a las víctimas, que estaban atrapadas bajo las ramas.

“Están ahí, están enfrentados a mucho estrés. Aún no saben en qué condiciones están sus casas y sus propias familias. Es una situación muy difícil para todos”, contó Buddy Marinette, el comandante de bomberos de la ciudad. Poco después, sus hombres se reunieron en un círculo, arrodillados y cabizbajos, en un emotivo momento de silencio.

Finalmente la policía de Wilmington confirmó en un tuit la fatal noticia: “Una mujer y su bebé murieron cuando un árbol cayó sobre su casa. El padre quedó herido” y fue llevado al hospital.

Impacto

“La tormenta está causando estragos”, dijo el gobernador de Carolina del Norte, señalando que 680,000 abonados estaban sin electricidad en ese estado, que tiene una población de 10 millones. Unas 21,000 personas estaban refugiadas en 157 albergues.

“Nos enfrentamos a múltiples amenazas. Estamos preocupados, comunidades enteras que podrían ser barridas”, agregó.

cr-florence02-150918(1024x768)
En James City (Carolina del Norte), muchas personas tuvieron que ser rescatadas.