Más noticias

Támara: pelea por poder entre reclusos deja un muerto y 27 heridos

El enfrentamiento fue en el módulo conocido como Casa Blanca entre miembros de la mara Salvatrucha, MS 13, y los reos denominados “paisas” que no pertenecen a pandillas.

VER MÁS FOTOS

Tegucigalpa, Honduras.

La reyerta entre reclusos que se suscitó ayer en la Penitenciaría Nacional de Támara que dejó un muerto y 27 heridos se originó por pelea de plazas y por poder entre miembros de las maras Salvatrucha, MS-13 y los reos denominados”paisas” que no pertenecen a pandillas.

Es por pelea de plazas y por poder”, dijo uno de los reclusos que resultó herido, al ser ingresado al Hospital Escuela, en estado de gravedad. Alrededor de las 2:15 PM, decenas de mareros, miembros de las mara Salvatrucha, MS-13 y los denominados “paisas” -por no pertenecer a pandillas- se enfrascaron en una batalla campal a muerte.

La reyerta ocurrió en los pasillos del módulo Sentenciados II, más conocido como Casa Blanca, donde hay reos involucrados en delitos graves y algunos remanentes de la mara Salvatrucha. La riña dejó como resultado 27 privados de libertad con heridas de arma blanca y golpes contusos propinados con objetos romos y puños, y un recluso muerto.

YA Tamara (10)(800x600)
Paramédicos conducen hasta el interior del hospital a uno de los agredidos. En las siguientes fotografías, familiares de los heridos lloran afuera de la emergencia del Hospital Escuela, otros reos fueron llevados en los carros de seguridad del Instituto Nacional Penitenciario (INP). A

La intensa pelea dentro del Centro Penal de Támara ubicada en el valle de Amarateca se habría producido, de acuerdo con el propio testimonio de los heridos, por la lucha por el poder y la venta de drogas dentro de este reclusorio, el tercero de mayor capacidad en el país. “Los de la MS hicieron esto, nosotros somos “paisas”, pero el director no les hace nada, allá están en los módulos”, aseveró uno de los heridos cuando era bajado de un carro propiedad del Instituto Nacional Penitenciario (INP), procedente de Támara.

Video: Momento en que la Policía retiene a una joven en las protestas del Toncontín

Los 12 hombres fueron trasladados desde la prisión hasta el Hospital Escuela (HE), a bordo de tres vehículos, dos pick-up y uno tipo van, ya que dicho reclusorio no tenía a disposición ambulancias debidamente equipadas. Por tal razón, y, obviamente, por la gravedad de sus heridas, uno de los agredidos expiró en la paila de uno de los automotores, justo en el momento en que el carro se estacionó frente a la emergencia de este sanatorio.

hr tamara 12(800x600)
Posterior al hecho, un contingente militar llegó al penal para calmar los ánimos.

Los dos de mayor gravedad llegaron a eso de las 2:45 de la tarde al HE; uno de ellos fue el que expiró antes de ser atendido. Cuatro más llegaron en otro carro tipo pick-up, quienes fueron bajados de inmediato e ingresados a las emergencias.Unos 50 minutos después, a las 3:35 de la tarde, otro vehículo ingresó al estacionamiento del hospital con seis reos, unos en estado grave y otros con laceraciones producidas con armas blancas, pero de menor peligro.

Pero la tragedia no terminaba allí. A las 4:48 pm, seis ambulancias de la Cruz Roja Hondureña ingresaron procedentes del lugar donde se originó la pelea. En ese momento, decenas de personas se aglomeraron en la entrada del portón de acceso a la emergencia del principal centro médico asistencial del país, con la esperanza de ver el estado de salud en el que venían sus familiares.

Se informó que los últimos diez privados de libertad en ser trasladados desde el presidio eran los integrantes de la mara Salvatrucha, uno de los bandos participantes en la reyerta dentro del módulo Sentenciado II del Centro Penal de Támara. Sofía Schoenherr, una de las portavoces del Hospital Escuela, detalló que “los primeros que fueron ingresados fueron estabilizados, sin embargo, algunos permanecen en estado más crítico, pero aún en su condición, dos de ellos han sido estabilizados y se mantienen con respiración artificial o mecánica”. Los últimos en ser traídos al hospital, al igual que los primeros, tenían heridas de armas blancas y golpes contusos.