TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras.

A la vista de todos desaparece poco a poco la laguna de Jucutuma y expertos consideran que para salvarla es urgente tomar medidas lo antes posible, pues de lo contrario será una belleza natural que en un futuro no muy lejano quizás será posible apreciar solo en fotografías.

Además de su belleza, la laguna, que se encuentra a pocos metros de la carretera hacia Ticamaya, servía como una fuente de alimentos, ya que varios habitantes de la zona obtenían su comida pescando allí.

80% De la Laguna
Jucutuma fue cubierto por lirio acuático antes de la sequía en la zona. Varias veces se trató de eliminar el lirio sin éxito.

Sin embargo, en extensas zonas donde antes estaba aquel hermoso espejo de agua, ahora solo quedan largos y tristes paisajes de lirio acuático y lodo.

Pero esta situación no surgió de la noche a la mañana, pues ya son varios años en los que diferentes factores han ido afectando la laguna hasta llevarla a un punto crítico.

En cuanto a la contaminación, uno de los mayores problemas es que alrededor de la laguna hay más de 400 casas distribuidas en varias comunidades y las aguas negras de la mayoría de ellas van a parar a Jucutuma.

Eso ya generaba un inmenso y perjudicial problema ambiental en el sector, pero no era el único que estaba afectando a Jucutuma.

LEA: Laguna de Jucutuma a punto de perderse entre lirio y lodo

EFECTO. Un gran Impacto ambiental aún sin calcular.
400
casas hay alrededor de la laguna de Jucutuma, las aguas negras de la mayoría de ellas caen en la laguna, lo que contamina y agrava la situación.

Alfombra verde.

Hace exactamente 10 años se llevó a cabo un estudio en el que se dio a conocer que el 80% del total de la superficie de agua estaba cubierta por lirio acuático.

Ese estudio fue realizado por la compañía americana Dellepere Enterprise.

En la última década se han realizado varios esfuerzos por salvar a la laguna, aunque todos han resultado demasiado tibios o se han terminado por cancelar debido a distintas causas.

Por ejemplo, en 2008 habitantes de San José del Boquerón trabajaron por un tiempo limpiando la laguna de la popularmente llamada “lechuguilla” o “repollo de agua”, cuyo verdadero nombre es Pistia stratiotes.

La situación de la laguna de Jucutuma es dramática, pues grandes áreas han quedado secas y solo se observa lodo y lirio acuático. Este fenómeno provoca un gran impacto ambiental en la zona. El proceso de deterioro en el lugar se ha acelerado y agravado en la última década.
600
toneladas de lirio acuático sacaron de la laguna de Jucutuma en 2008. La encargada de realizar este trabajo fue una comisión pro rescate de la laguna de Jucutuma.

Los pobladores realizaban la labor a cambio de un pago diario de 120 lempiras.

Las acciones eran promovidas por la administración municipal de esos años, pero tras un tiempo las tareas de limpieza se dejaron de realizar.

En 2011, otra administración de la alcaldía sampedrana emprendió acciones para “rescatar” la laguna, sin embargo, por falta de fondos no se pudo continuar con el proyecto.

El lirio acuático creció libremente y se convirtió en una alfombra verde cubriendo la mayoría de la superficie.

Siempre quedan a medias los proyectos para rescatar la laguna de Jucutuma

Eusebio Mancía, Vecino de la zona de Jucutuma

En marzo de 2015, la organización Educación Ambiental de Honduras (Edamh) encabezó acciones para limpiar la laguna.

Sin embargo, ya en febrero de 2016 enfrentaron dificultades y tuvieron que paralizar las labores de limpieza de la Pistia stratiotes, debido a la contaminación por aguas negras provenientes de las viviendas de los alrededores de la zona.

Ilusión
En 2007, la 105 Brigada de Infantería se comprometió a proteger la laguna de Jucutuma, pero solo quedó en promesa.

Decepción.

“Ya se ha intentado varias veces salvar la laguna, pero siempre por una o por otra razón las cosas terminan a medias y vuelve a crecer la maleza. Esta vez es más preocupante porque ya se ve gran parte seca y no hay tantos peces como antes”, cuenta Eusebio Mancía, residente de una zona aledaña a la laguna.

Canoas que antes flotaban sobre la laguna de Jucutuma ahora se pueden ver enterradas en el lodo que quedó al descubierto ante la falta de agua.

Samuel Mejía recuerda que desde pequeño pescaba en la laguna, pero que ahora todo está a punto de quedar solo en sus recuerdos, pues cada vez son más amplias las zonas secas en el sector.

“Aquí venía mucha gente a pescar o por turismo porque era muy bonito, pero ahora casi todo se mira muerto”, señaló Mejía, quien reside en las cercanías de Jucutuma.

Antes, este era un lugar muy bonito y ahora se mira casi todo seco
y muerto

Samuel Mejía, Vecino de la zona de Jucutuma

Incertidumbre.

A pesar de ser un lugar simbólico y de importancia ecológica, no está claro quién debería encargarse de “salvar” a Jucutuma.

Por momentos y en diferentes años trabajaron en “el rescate” de la laguna una ONG, pobladores de la zona, la alcaldía de San Pedro Sula en diferentes administraciones.

Tampoco está claro si es la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente) o el Instituto de Conservación Forestal (ICF) los que deben tomar acciones permanentes para recuperar la laguna.

Lo cierto es que los esfuerzos han sido pasajeros y esa falta de constancia en el cuidado de la laguna ha traído consecuencias.

A medida que pasa el tiempo, cada vez se hunden más en el lodo de Jucutuma las esperanzas de lograr salvar lo que una vez fue un bello lugar.