05/07/2022
12:24 AM

Más noticias

Tras siete años, joven no vidente logra graduarse de la carrera de Letras en la Unah

Consumida en orgullo y emoción, Lorena Herrera cuenta cómo fueron sus experiencias durante estos los últimos siete años de esfuerzo y perseverancia.

Tegucigalpa, Honduras

Se trata de Lorena Abigail Herrera Blanco, una joven de 29 años que a pesar de no poder ver el camino por el que pasó durante su proceso de formación académica, está dispuesta a mostrarle al mundo que una condición física no irrumpe los sueños.

La joven se graduó este día de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) en la carrera de Letras con Orientación en Lingüística, a pesar de no contar con el sentido de la visión desde pequeña.

“Colecciono una gran cantidad de enfermedades de la vista que durante el paso del tiempo se han ido generando más, una de ellas queratoglobo”, mencionó.

Consumida en orgullo y emoción, contó a DIARIO LA PRENSA cómo fueron sus experiencias durante estos los últimos siete años de esfuerzo y perseverancia.

“Mi mejor experiencia fue recibir el apoyo de los demás. Recuerdo el primer día de clases cuando una catedrática me dijo ‘no sé cómo voy a trabajar con usted, ya que nunca lo he hecho’, al día siguiente me comentó ‘ayer investigué, lo haremos de esta forma”, dijo.

Segura de su persona explicó que el no poder contar con sus ojos no es una limitante, ya que el verdadero problema recae en la aceptación de las personas, “lo que en realidad lo limita a uno es la ignorancia y perjuicios que la sociedad crea hacia nosotros, necesitamos detener esta involución”.

Con mucho orgullo Lorena Herrera participó de los actos de graduación.

Debido a esos pensamientos regresivos, tal como los catalogó ella, reconoció que afrontar el mercado laboral es un mundo incierto, por las múltiples campañas de inclusión, pero las pocas oportunidades otorgadas.

“Mi título representa una oportunidad de empleo que no sé si me van a brindar, por ejemplo, las empresas privadas, llenas de mensajes inclusivos pero si llega una persona ciega desconocen cómo trabajar con ella. Realmente es un gran reto, siento que debo luchar con gigantes molinos de viento constituidos por la ignorancia”, lamentó.