Tegucigalpa, Honduras.

Con serenidad pero con firmeza, el exvocero de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (Maccih), Juan Jiménez Mayor, advirtió a la clase corrupta del país que “si se están riendo” porque renunció al cargo que no canten victoria, pues “no han ganado la batalla”.

En esos términos se refirió ayer en una entrevista con LA PRENSA Jiménez Mayor, un día después de haber anunciado su dimisión del cargo producto de desavenencias con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

¿Qué reacción tiene ahora luego de haber renunciado el jueves?

Bueno, el día de ayer, esta mañana, hemos enviado un documento al pueblo de Honduras dando las explicaciones, y yo quiero decirles lo siguiente: hemos rendido cuentas al país de lo que hemos hecho, los avances, los resultados de la misión, los desafíos que tenemos y, también, por supuesto los problemas que ha tenido la misión en lo interno y en la relación de trabajo con las autoridades y las instituciones del país para poder avanzar.

Como Misión, yo tengo que salir al frente de todo mi equipo, y lo que he hecho yo es defender el profesionalismo, la ética de todo mi equipo, y mi equipo vino a trabajar, está trabajando y se va a quedar a trabajar.

Yo quiero decirles a los corruptos que creen que si han ganado una batalla, que no lo han hecho, la Misión queda en el país instalada, la dejo instalada, dejamos un sistema anticorrupción funcionando, una unidad especial de la Fiscalía con mucha competencia, con mucho profesionalismo, así que si se están riendo yo les digo: el que ríe por último ríe mejor.

¿Cuántos de su equipo renunciaron?

Hay un par de personas que también han manifestado que se van de la Misión, el doctor Julio Arbizú y el doctor Daniel Urrutia, que es un juez chileno que regresa a su país a seguir sus funciones de juez.

¿Qué le dijo al resto de su equipo que se quedará?

Con el equipo hemos tenido una reunión de trabajo hoy, hemos tenido la visita del fiscal óscar Chinchilla, hemos tenido una reunión de trabajo para determinar cómo vamos a continuar funcionando. Les digo con mucha satisfacción del respaldo del fiscal Chinchilla hacia la misión y, por su puesto, el respaldo nuestro hacia él continúa vigente. Esperamos que podamos desarrollar un trabajo y seguir trabajando con la Fiscalía como lo hemos venido haciendo, por eso es que el día de hoy hemos afinado los mecanismos de coordinación con la Fiscalía para poder continuar con las labores de combate a la corrupción. En las próximas semanas van a salir casos importantes.

El presidente Juan Orlando Hernández le ha implorado que se quede, ¿usted podría atender este llamado?

Yo no creo que el Presidente haya manifestado eso de implorar, sí me llamó ayer (jueves). El Presidente apenas tuvo la información de mi renuncia, sí hubo una petición del Presidente para que reconsidere mi decisión, pero, como ustedes comprenderán, es insostenible seguir trabajando sin el apoyo de la OEA. La OEA no nos ha prestado el apoyo para poder trabajar, y eso a cualquier funcionario internacional no hay más que entender que sin el apoyo del jefe de la Organización no es posible continuar.

¿Cuándo se va?

Estoy viendo los mecanismos, tengo temas, personas que atender, ya mi familia me espera en Lima.

¿Cuántos casos quedan pendientes?

Tenemos en este momento 10 casos.

¿Recomendó a alguna persona para que lo reemplace?

Esa es una decisión que se va a tomar desde el seno de la Organización de Estados Americanos, yo no estoy autorizado en este momento para decirlo.

¿Qué contiene ese informe semestral de la Maccih que usted pidió que se revelara?

El informe semestral tenía que haber sido presentado... fue presentado el 19 de octubre, y qué día es hoy, opinen ustedes...

¿Tuvo que ver Arturo Corrales (enlace del Gobierno con la OEA-Maccih) en algo con su salida?

Habría que preguntar a Arturo Corrales cuál ha sido también su papel en este asunto. Ustedes me conocen y no hablo a medias tintas, siempre he hablado claro en Honduras. Y esa nota del secretario (de la OEA) donde habla de las maras, por cierto, qué tiene que ver la Maccih con las maras.

Hay unas personas en el país que han buscado dispersar el mandato de la misión, que nos dediquemos a hacer otras cosas.

¿Dicen que su renuncia obedece a una posible aspiración política en su país?

Puedo garantizar que no seré candidato a nada en mi país. Mi decisión ha sido muy pensada y sopesada por una serie de hechos anteriores.