Más noticias

Condena a Mejía Duarte pone 'fin al reinado de un traficante sin escrúpulos”

El hondureño Sergio Neftalí Mejía Duarte fue condenado a cadena perpetua.

Tegucigalpa, Honduras

A cadena perpetua condenó ayer un juez de la Corte del Distrito Sur de la Florida al hondureño Sergio Neftalí Mejía Duarte (de 41 años) por traficar con narcóticos a gran escala.

Es la pena más severa que un narcotraficante hondureño haya tenido en Estados Unidos luego que el Congreso Nacional aprobara la extradición el 14 de agosto de 2013.

Después de Ramón Matta Ballesteros, a quien Estados Unidos se llevó en abril de 1988 y lo sentenció a prisión de por vida, Mejía Duarte es el segundo hondureño que jamás volverá a gozar de la libertad.

La noticia fue dada a conocer por John P. Cronan, fiscal general adjunto interino de la División Criminal del Departamento de Justicia; Benjamin G. Greenberg, fiscal del distrito Sur de Florida; y Adolphus P. Wright, agente especial encargado de la División de Campo de Miami de la Administración para el Control de Drogas (DEA).

Desde el nueve de enero, un jurado de Miami determinó que Mejía Duarte era culpable de conspirar para la distribución de más de cinco kilogramos de cocaína con el conocimiento que sería importada ilegalmente a Estados Unidos.

Mejía Duarte tuvo en su contra los testimonios de múltiples conspiradores y fotografías de una incautación de más de 2,000 kilogramos de cocaína, con lo que se demostró que el hondureño lideraba una organización de transporte internacional de narcóticos a gran escala, la que tenía su sede en Honduras y Guatemala. Mejía Duarte era parte de una cadena de distribución que se originaba desde Colombia hasta México y Estados Unidos.

En ese papel, él y sus trabajadores recibieron secretamente cargamentos de cocaína de varios cientos de kilogramos desde Colombia y Panamá, almacenaron temporalmente los narcóticos en Honduras o Guatemala y posteriormente continuaron con el transporte de la droga hacia el norte, incluyendo México.

Investigaciones

El hondureño utilizó lanchas rápidas, helicópteros y aeronaves para el trasiego de la droga.

Fueron los testigos en el caso los que detallaron que la mayor parte de la cocaína fue suministrada al cartel de Sinaloa, que dirigía Joaquín el Chapo Guzmán e Ismael el Mayo Zambada, quienes la enviaban a Estados Unidos.

En base con declaraciones y documentos, a Mejía se le encontró responsable de traficar al menos 20,000 kilogramos de la droga.

Los testigos también describieron cómo el hondureño portaba armas, empleaba guardaespaldas y asesinos y se enfrascó en una guerra sangrienta con un traficante rival. Cuando lo arrestaron en Honduras en agosto de 2017 le encontraron un arma Glock y un rifle automático en el clóset de la habitación adonde se alojaba.

“Hasta su arresto, Sergio Neftalí Mejía Duarte fue un prolífico y violento traficante de drogas, cuya organización criminal proveía cocaína al cartel de Sinaloa, sabiendo muy bien que el veneno encontraría una manera de llegar a nuestras calles”, dijo John P. Cronan, fiscal general adjunto interino.

“La sentencia de hoy -ayer- refleja el sólido compromiso del Departamento de Justicia de enjuiciar a aquellos que alimentan la crisis de drogas al enviar narcóticos ilegales a través de nuestras fronteras. Agradezco especialmente a nuestros socios en Honduras y Colombia por su ayuda en presentar a Mejía Duarte ante la justicia”, agregó el fiscal.

Fin del reinado

El fiscal Benjamin G. Greenberg asegura que con la condena de Mejía Duarte es el fin de un traficante “sin escrúpulos”.

“La cadena perpetua impuesta a Mejía Duarte ha traído a su fin el reinado de un despiadado traficante de drogas. Con el respaldo de nuestros aliados internacionales continuaremos quitándole el poder a los traficantes de drogas y desmantelando las organizaciones de traficantes que cruzan nuestras fronteras y que infectan nuestras comunidades con narcóticos ilícitos”, manifestó.

Este proceso de enjuiciamiento fue parte de la operación que se denominó Hollow Point, un resultado de la Fuerza de Tarea de Combate contra el Tráfico de Drogas y el Crimen. La misión de esta agencia es identificar, investigar y enjuiciar a miembros de alto nivel de organizaciones de narcotráfico que operan trasegando drogas hacia EEUU.

Su historia

Sergio Neftalí Mejía Duarte, originario de Iriona, Colón, era conocido con los alias de Doctor, Compa o Cuñado. Pese al gran poderío que adquirió en el trasiego de las droga, fue un hombre de bajo perfil, reservado y desconfiado.

Lo extraditaron en octubre de 2017 y desde su llegada a Estados Unidos decidió someterse a un proceso expedito para acelerar su condena.

En algún momento se pensó que su declaratoria de culpabilidad podría bajar la pena máxima por los delitos cometidos en ese país, sin embargo, lo hundieron los testimonios de los socios que un día junto con él operaron trasegando estupefacientes. Esas pruebas irrefutables, amparadas con documentos y fotografías no dejaron dudas de sus operaciones, que demostraron el alto nivel de contactos que mantuvo con los líderes del cartel de Sinaloa, para los que operó.

Mejía Duarte controló Sico, en Colón, y los puntos en Evans, Palacios, en Gracias a Dios, adonde era el responsable de la llegada de avionetas que venían cargadas con droga y las distribuía a sus socios en México.

Cronología

20 agosto 2017
Capturado. Fue en Tegucigalpa que unidades especiales de la Policía Nacional capturaron a Sergio Neftalí Mejía Duarte por la solicitud de extradición de la Corte del Distrito Sur de la Florida.

26 de septiembre 2017
Extradición. Un juez natural concedió la extradición a Estados Unidos después que el acusado aceptara en las audiencias el procedimiento para someterse a la justicia norteamericana sin mayor retardo, y fue declarado con lugar.

25 de octubre 2017
Extraditado. Un mes después de concederse la extradición del hondureño, un vuelo con agentes de la DEA llegó al país para trasladar hasta Miami, Florida, al acusado de narcotráfico, adonde fue presentado a la Corte en ese país.

4 de enero 2018
Pruebas. En la Corte del Distrito Sur de la Florida se realiza la presentación de pruebas en el juicio que se le sigue a Mejía, todo de conformidad con el Tratado de Extradición con Honduras.

12 de enero 2018
Culpable. Ante el jurado designado, el hondureño se declaró culpable de los cargos que se le imputan por conspirar para traficar drogas desde 2012. La audiencia se desarrolló ante el juez Kevin Moore.