La Lima, Honduras.

Los pobladores de varias comunidades de la zona rural de este municipio ya no tendrán que utilizar sacos llenos de tierra para evitar que las aguas del canal Marimba inunden sus viviendas y cultivos, la Comisión para el Control de Inundaciones del Valle de Sula levantó el nivel de los bordos y ante esto retornó la tranquilidad.

La obra que culminó hace unos días fue ejecutada en varios tramos en las proximidades de las aldeas San José y Corozalito.

Los trabajos consistieron en reforzar y levantar varios metros la estructura que en invierno evitará que esos sectores se aneguen como en otras ocasiones.

Delmis Cardona, coordinador del Comité de Emergencia Municipal, informó que el proyecto es una realidad gracias a la lucha emprendida por esa unidad y los vecinos que no bajaron los brazos hasta lograr el beneficio.

“Gracias a Dios a la zona ha retornado la tranquilidad, las deficiencias en los bordos hacía que con la mínima lluvia y crecida de ese canal de alivio del río Ulúa los habitantes se prepararan para evacuar y buscar protección a sus enseres. Esperamos que con las mejores esa situación no se repita y que haya tranquilidad”. Cardona agregó que no solo se está protegiendo la vida de los ciudadanos, sino también de centenares de manzanas de cultivos de granos básicos, caña, palma, plátano, banano, entre otros productos que sostienen la economía limeña.

Recalcó que en los últimos meses de 2015 también se culminó con un empedrado en la margen del río Chamelecón en el lugar conocido como El Zapote. “Poco a poco estamos logrando que La Lima sea un lugar seguro y sin riesgo a las llenas”.

Ramón Fernández, presidente del patronato de San José, se mostró alegre por los trabajos ejecutados en el lugar que vienen a protegerlos de posibles crecidas del canal Marimba. Indicó que ya estaban cansados de llenar sacos y salir corriendo cada vez que crecía el afluente a tapar los sitios bajos por donde el agua se filtraba, eso quedó en el pasado y la zona se ha vuelto más segura.

Astor Amaya, alcalde de La Lima, dijo que aún falta mucho que hacer para reducir la fragilidad en el municipio, por lo que espera seguir recibiendo ayuda del Gobierno para ese fin.