28/02/2024
01:07 AM

Navíos se sumarán a la lucha contra el narco

Gobierno descarta carrera armamentista y afirma que la misión principal de los buques será vigilar los espacios marítimos. Se espera que estén listos entre 2017 y 2018.

Tegucigalpa, Honduras.

Las Fuerzas Armadas y el Gobierno de Honduras descartaron ayer una carrera armamentista con la adquisición de dos nuevos navíos militares que vendrán a reforzar la flota naval apostada en sus espacios marítimos en el Atlántico y el Pacífico.

Se trata de una moderna patrullera oceánica (OPV 80) y un Buque de Desembarco Anfibio y Cabotaje (BDA) adquiridos a Colombia como parte de los acuerdos de cooperación entre ambos países.

LA PRENSA publicó ayer la descripción de las dos modernas embarcaciones que actualmente se construyen en los astilleros de la empresa estatal Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval Marítima y Fluvial Colombiana (Cotecmar) en Cartagena de Indias.

Poderío naval
Con la compra de estos barcos, Honduras contará con tres patrulleras oceánicas en el Atlántico y el Pacífico
Se espera que el buque de desembarco BDA esté listo en el primer semestre del 2017 y la moderna patrullera OPV 80 en el 2018. El 6 de abril pasado, los ministros de Defensa de Colombia y Honduras, Luis Carlos Villegas y Samuel Armando Reyes, suscribieron un acuerdo de entendimiento en materia de defensa para la adquisición de las embarcaciones en la visita de Estado que realizó a ese país sudamericano el presidente Juan Orlando Hernández.

El costo

El valor de ambos buques se maneja en el más estricto secreto, pero el ministro de Defensa, Samuel Reyes, explicó a LA PRENSA que con base a los convenios firmados con los ministerios de Defensa de Israel y Colombia se está aprovechando la facilitación del financiamiento para adquirir las embarcaciones BDA y OPV. “Para este tiempo se ha realizado la revisión de las fichas legales y técnicas, así como la respectiva identificación de los recursos con fondos nacionales, estando a la espera de la aprobación por parte del Congreso Nacional”, precisó.

El funcionario explicó que el BDA, por ser un buque logístico y de carga, permitirá mayor presencia del Estado en aquellas zonas aisladas, ya sea con apoyo humanitario y social, por ejemplo: suministro de materiales, medicamentos y otros.

Con este navío se logrará tender un puente marítimo para incrementar la asistencia a las comunidades remotas y facilitar el desplazamiento militar, fuerzas del orden público y operadores de justicia.

En tanto, con la OPV 80, Honduras contará con una embarcación con helipuerto, radares y tecnología moderna, una mayor capacidad de tripulación para efectuar operaciones durante tiempos más prolongados.

Foto: La Prensa

El BDA es un buque anfibio para transporte de ayuda humanitaria en zonas de difícil acceso.
Asimismo, permitirá el cumplimiento de varias misiones simultáneas de vigilancia naval con la presencia más efectiva a mar abierto, patrullajes para fortalecer el escudo marítimo y también labores de búsqueda y recate, manteniendo la seguridad y control de las costas. Reyes confirmó que se espera contar con la patrullera OPV en el término de dos años y con la BDA en menos de año.

Adelantó que con la llegada de estas embarcaciones se hará una redistribución de toda la flota naval en ambos océanos, logrando mayor presencia y eficiencia en las actividades de patrullajes, en la lucha contra las amenazas emergentes como el narcotráfico, piratería, contrabando y la pesca ilegal. Con estas naves, Honduras reforzará su poderío naval, puesto que en 2013 adquirió en los astilleros Damen, de Holanda, dos patrulleras tipo corbetas y seis lanchas interceptoras por 61.4 millones de dólares.

Armamento
Las Fuerzas Armadas prevén la compra de nuevo armamento, radares, capacitación del personal y adquisición de nuevos laboratorios y aulas virtuales
Armamentismo

Consultado sobre la posibilidad de que este sea el inicio de una carrera armamentista, el portavoz de las Fuerzas Armadas, coronel Lenín González, descartó tal posibilidad y dijo que los países vecinos pueden estar tranquilos, ya que este equipo naval tiene fines específicos como el combate al narcotráfico y la asistencia a la población civil.

Puntualizó que el fin primordial de estas nuevas embarcaciones es velar por los intereses de Honduras en su zona económica exclusiva, tanto en el Atlántico como en el Pacífico.

Manifestó que Honduras es un país soberano y por ende no está obligado a comunicar a sus vecinos la compra de equipo militar para potenciar sus Fuerzas Armadas, aun cuando existen medidas de fomento a la confianza en la Conferencia de Fuerzas Armadas de Centroamérica (C-FAC).

“No hay ningún acuerdo en el que se estile que hay que comunicarle a los otros estados, eso es totalmente autónomo y, en tal sentido, las FF AA prescinde de eso y no hay ninguna comunicación”, finalizó.