13/06/2024
08:58 AM

Hondureño muere tras ser golpeado por policía en Texas

Autoridades mexicanas localizaron a un migrante muerto junto al río Bravo, presuntamente por golpes que recibió en el lado estadounidense de la frontera.

Estados Unidos.

Autoridades mexicanas localizaron esta mañana a un migrante muerto junto al río Bravo, en la frontera entre la mexicana Ciudad Juárez y El Paso, Texas. Presuntamente, recibió golpes en el lado estadounidense de la frontera, según indicaron otros migrantes apostados en el lugar.

En una entrevista con EFE, algunos migrantes señalaron que la noche del jueves un grupo de ellos cruzó hacia Estados Unidos, pero fueron retornados por la Guardia Nacional de Texas.

Migrantes hondureños y venezolanos salen en caravana hacia EE.UU.

De acuerdo con las versiones, el hombre agonizó durante toda la noche y finalmente falleció esta mañana, por lo que dieron aviso a la Policía municipal de Ciudad Juárez.

Alrededor de las 07:30 hora local, el 911 recibió el reporte de una persona tirada y ensangrentada entre la puerta 36 y la 40 de la frontera Juárez-El Paso.

Hasta el momento, las autoridades no han dado a conocer la identidad de la víctima, pero según otros migrantes, la persona que falleció les había dicho que era de Honduras.

Policías municipales resguardaron el área, mientras personal del Servicio Médico Forense (Semefo) realizaba el levantamiento del cuerpo.

Peritos forenses trabajan en la zona donde fue hallado el cuerpo sin vida de un migrante este viernes, en ciudad Juárez, estado de Chihuahua (México).

Sin agua ni comida

Alfredo, un migrante de Venezuela entrevistado en el lugar, dijo que la situación es muy peligrosa porque del lado estadounidense enfrentan a una Guardia Nacional de Texas muy agresiva, y del lado mexicano, a grupos de secuestradores e incluso a la misma autoridad mexicana.

Afirmó que en su travesía desde Venezuela hasta Juárez ha visto la muerte de tres personas.

Rosa, también migrante venezolana, indicó que las condiciones en las que llegan los extranjeros a la frontera son muy complejas para su salud.

“El señor (que murió) tenía aquí más de una semana y no le daban nada de comer, sin agua, sin nadie que lo ayudara, sin familiares. No tenía agua, comida; teníamos acá más de una semana sin comida”, indicó.

Añadió que al cruzar la frontera, la Guardia Nacional de Texas actúa con violencia.

“Nos golpean, nos disparan, nos quitan con esas cosas que ellos tienen. Esto es muy difícil porque nosotros corremos el riesgo tanto de allá (EE. UU.) como de acá (México)”, indicó.

El hecho ocurre en medio de crecientes operativos para frenar a los migrantes en Estados Unidos y México, donde tan solo en el primer trimestre de 2024, la migración irregular interceptada por el Gobierno mexicano creció cerca de un 200 % anual hasta casi 360.000.