22/04/2024
07:50 PM

Matrícula escolar superó los 1.8 millones de estudiantes en 2021

Las cifras de educación indican que solo se matricularon 100,000 estudiantes menos respecto a 2021.

Tegucigalpa, Honduras.

La pandemia del covid-19, con la que Honduras ha tenido que aprender a vivir, provocó que escolares hondureños abandonaran, por causas económicas, temor a contagios y otros factores, las actividades académicas durante 2020, en pleno confinamiento, e incluso dejaran de inscribirse en la matrícula de 2021.

La Secretaría de Educación (Seduc), a través de Rony Núñez, asesor de Asuntos Educativos, indicó que en 2021 el sistema escolar público registró una matrícula que rebasó los 1.8 millones de estudiantes.

El virus como tal orilló a las autoridades de esa entidad a buscar mecanismos factibles para un retorno a clases presenciales, ubicando opciones de pruebas pilotos que incluían a centros educativos de zonas rurales, especialmente en aquellas cuya incidencia de contagios era relativamente baja.

Así, desde febrero, unos 800,000 escolares, según cifras de Educación. reciben clases semipresenciales en 10,000 centros (aproximadamente) de enseñanza.

Educación también subrayó que no se registran casos de covid-19 relacionados a las actividades académicas híbridas, que incluyen dos o tres días de presencialidad y otros de trabajo remoto (desde casa). Las secciones de alumnos fueron segmentadas en grupos de asistencia para evitar la proliferación del virus en espacios cerrados como un salón de clases.

“A raíz de los problemas causados por la pandemia y las tormentas Iota y Eta en el sistema educativo, hemos trabajado desde el año pasado para anticiparnos a esa situación que se nos venía”, indicó Núñez.

“En ese sentido, se impulsó una estrategia que se dividió en tres áreas: Los estudiantes que tenían acceso a Internet, los que tenían acceso a televisión y radio y el tercer grupo de educandos que estaba desconectado con el sistema que es la mayoría (60%)”, extendió el funcionario.

FUTURO DEL SISTEMA EDUCATIVO

Núñez resaltó que las herramientas tecnológicas son claves en el proceso de retorno a clases y de los nuevos mecanismos que incluso podrían ser permanentes. “Se llevaron a cabo diferentes proyectos bajo el auspicio del Ministerio de Educación. Con el apoyo tecnológico se ha dado a muchos de educación media que han recibido unas 65,000 tabletas (dispositivos móviles)”, amplió.

Para Núñez y Educación, las falencias tecnológicas en los centros educativos beneficiados son factores para la deserción escolar, que superó el 40% en 2020, según cifras de Unicef.

“Es una deuda histórica que tenemos desde hace muchos años en torno al rubro de las matrículas estudiantiles”, concluyó el experto.