25/05/2024
02:26 AM

“Imponer un modelo tipo venezolano o cubano en Honduras sería un suicidio”

Esta es la percepción del analista internacional Ricardo Angoso. Durante su estadía en el país conversó con LA PRENSA.

Tegucigalpa

Cuba y Venezuela han sido los referentes de la izquierda en Latinoamérica, sin embargo, en Honduras con un gobierno que comparte esa ideología política el intentar imponer un modelo económico o social de esas naciones no sería posible en la actualidad. Esa es la percepción del analista internacional Ricardo Angoso y que durante su estadía en el país conversó con LA PRENSA.

¿Cree que seguirá teniendo mayor peso la izquierda en las naciones de Latinoamérica o perderá popularidad y aceptación?

Hubo un presidente de China que dijo da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que case ratones. Creo que la izquierda tendrá éxito o no electoralmente en los próximos años en América Latina en función de los éxitos sociales y económicos que consigan, es decir los gobernantes de América Latina, bien sean de izquierda o de derecha, no son capaces de revertir esos dos problemas que son la pobreza y la falta de empleo que empuja a millones de personas a la inmigración, esa izquierda y derecha también se irá desgastando porque aquí no solo ha fracasado la izquierda, tenemos gobiernos como el de Piñera en Chile, Macri en Argentina que fracasaron estrepitosamente, que venían con nuevas recetas, nuevas ideas, sin embargo, no tuvieron éxito en términos económicos y sociales.

¿Qué valoraciones tiene sobre la influencia geopolítica de Cuba y Venezuela en Latinoamérica, particularmente en Honduras?

Al final Venezuela acabó de colonia de Cuba, no viceversa, es curioso y siempre me llamó la atención que la izquierda latinoamericana tiene como referente, ejemplo de desarrollo a Cuba que es un desastre, un fracaso constatado en todos los terrenos, nadie emigra a Cuba porque es el paraíso socialista. Si usted desde la izquierda quiere defender el modelo chino tiene un pase porque han llegado a altos niveles de desarrollo tecnológico, de desarrollo de todo tipo, si usted me defiende a Vietnam yo lo entiendo, pero es que a Cuba no lo defiende nadie, es indefendible, insostenible, no es modelo de nada. El impacto que puede tener en la región es cada vez menor, van surgiendo nuevos líderes de izquierda, modernos como Boric en Chile o Petro en Colombia, no se mira tanto ya en el espejo de Cuba. Intentar aplicar los métodos o el modelo cubano en Honduras, Colombia o Chile sería un suicidio, un desastre. Que pretendan a través de ciertas políticas fiscales crear un modelo parecido o maquillado podría ser, pero tampoco creo que eso ya es vendible ni aceptable, yo creo que las sociedades han avanzado demasiado, son demasiado modernas, intentar imponer un modelo tipo el cubano, el venezolano en Honduras creo que sinceramente no sería posible ahora mismo.

En Venezuela nuevamente vamos a un proceso electoral en el cual no va haber elecciones libres y lo que más me sorprende es que los Estados Unidos lo poco que ha presionado y lo condescendiente que ha sido con el régimen de Maduro y nadie entiende muy bien esa condescendencia.

La gente acaba votando con los pies, que es yéndose del país. Según el último censo que había en Venezuela había 32 millones de habitantes, se ha ido unos ocho o nueve millones, significa que se ha ido entre un 25% a 30% del país, en términos de capital humano piense usted que esa es la gente... más preparada, la más joven, es un país que está absolutamente descapitalizado.

¿Cree que seguirá teniendo un mayor peso la izquierda en las naciones de Latinoamérica o irá perdiendo popularidad y aceptación?

Hubo un presidente de China que dijo da igual que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones.

Yo creo que la izquierda tendrá éxito o no electoralmente en los próximos años en América Latina en función de los éxitos sociales y económicos que consigan, es decir los gobernantes de América Latina bien sean de izquierda o de derecha no son capaces de revertir esos dos problemas que son la pobreza y la falta de empleo que empuja a millones de personas a la inmigración, esa izquierda y derecha también se irá desgastando porque aquí no solo ha fracasado la izquierda, tenemos gobiernos como el de Piñera en Chile, Macri en Argentina que fracasaron estrepitosamente, que venían con nuevas recetas, nuevas ideas, sin embargo, no tuvieron éxito en términos económicos y sociales.

El éxito en términos electorales de estos movimientos y partidos vendrá en función de dos variables, de que tengan éxito en la lucha contra la pobreza y generación de empleo.