01/12/2022
01:06 AM

Más noticias

Exigen una plataforma virtual y no clases por Whatsapp en Honduras

Nuevo pénsum preparará a los alumnos en creatividad, pensamiento crítico, comunicación, colaboración y habilidades para la vida.

    TEGUCIGALPA.

    Para que el año lectivo 2021 sea exitoso, el Ministerio de Educación y Conatel deben crear una plataforma virtual, exclusiva y gratuita, en la cual los docentes puedan impartir sus clases a los alumnos.

    Ese es el sentir y pensar de los gremios de profesores tras la debacle educativa en 2020, producto de la pandemia y el poco acceso a internet de los alumnos.

    En el inicio del nuevo período escolar, inaugurado el pasado lunes por las autoridades de Educación, la duda de cómo serán las clases en 2021 es latente.

    Para saber
    1- La Secretaría de Educación entregó un total de 1,140,615 cuadernos de trabajo durante el año escolar 2020.
    2- El Colpedagogosh resalta que se debe dotar a los estudiantes de equipo tecnológico como tabletas, celulares o computadoras para recibir las clases, brindar internet gratis y entregarles materiales didácticos.
    3- Al crear una plataforma para que los estudiantes y maestros ingresen y reciban sus clases, se podrá aumentar la cobertura escolar hasta un 80%.

    Los casos de covid-19 siguen aumentando en el país, por lo que regresar a las enseñanzas presenciales no está contemplado.

    Los alumnos seguirán recibiendo clases desde su hogar a través de medios como la televisión, la radio y aplicaciones de internet como WhatsApp y Zoom, entre otras.

    La educación continuará a través de la estrategia Te Queremos Estudiando en Casa con las diferentes metodologías que fueron implementadas durante 2020, hasta que se pueda retornar de manera escalonada a la presencialidad. Sin embargo, los padres de familia externan su preocupación y se preguntan si podrán seguir costeando la compra de paquetes de internet para el aprendizaje de sus hijos o si aprenderán a través de las clases virtuales.

    69%
    De los estudiantes recibieron sus clases a través de la plataforma de Whatsapp, el resto tuvo acceso a medios como la radio, la televisión, material impreso y videollamadas.
    En Honduras solo 55 de cada 100 personas utilizan internet fijo o móvil, según datos al tercer trimestre de 2020 de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

    Eso significa que si un padre de familia no tiene internet fijo en su hogar, en promedio gastará entre 400 y 500 lempiras en la compra de paquetes de internet al mes para que su hijo reciba clases y envíe las tareas.

    Si su sueldo es de aproximadamente un salario mínimo, quiere decir que estaría consumiendo el 4% de sus ingresos mensuales en la compra de paquetes de datos.

    Los expertos dicen que si las clases siguen bajo la modalidad digital, las autoridades deben mejorar las estrategias y no repetir lo de 2020, cuando más de 800,000 menores dejaron de conectarse a las plataformas debido a la falta de recursos y acceso a las herramientas tecnológicas.

    El retorno a clases semipresencial será escalonado, iniciando en el área rural con los grados superiores.

    Atraso extremo

    Mario Alas, coordinador del Observatorio de Educación de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (Upnfm), dijo que antes de la pandemia los niveles de aprendizaje de los estudiantes eran bajos, y ahora si no se brinda una verdadera educación virtual el impacto será mayor.

    “Los reportes antes de la pandemia señalaban que un niño de 15 años en noveno grado tiene dos años de atraso respecto a los menores de 15 años de Costa Rica, esto en las áreas de matemáticas, ciencias y lenguaje”, detalló.

    El investigador señaló que para que exista una educación virtual de calidad y asegurar que los niños aprendan, se debe brindar a todos los alumnos dos cosas: acceso gratuito a internet y dar a cada uno al menos cuatro cuadernos de trabajo de las asignaturas generales.

    Deserción
    Unos 800,000 alumnos abandonaron sus clases en 2020, debido a falta de recursos para conectarse a internet.
    “Para lograr las condiciones óptimas se debe invertir y allí nos preocupa, porque el Gobierno no ha dicho que va a invertir más en educación. El ministro Arnaldo Bueso está haciendo gestiones para que se le dé a los niños internet gratis, pero de parte del Gobierno Central no se ha escuchado que va a invertir en cuadernos de trabajo y libros de texto”, agregó Alas.

    El año anterior, la mayoría de la población estudiantil accedió a sus clases a través de la plataforma de Whatsapp, muchos solo recibían las asignaciones y un breve mensaje de voz de los docentes explicando el tema, luego ellos tenían que enviar la tarea resuelta.

    “Tenemos datos de Choluteca y Copán, que los padres dicen que si el sistema va a funcionar por Whatsapp y sus hijos no aprenden, mejor no los van a matricular”, apuntó.

    Clases por Whatshapp

    Edwin Hernández, presidente del Colegio de Pedagogos de Honduras (Colpedagogosh), coincide en que desde que comenzó la pandemia, los alumnos de las escuelas públicas no están recibiendo una educación virtual, sino una a través de Whatsapp.

    “Para que haya una verdadera educación virtual tiene que existir una plataforma educativa donde puedan ingresar alumnos, padres y docentes y en Honduras no existe, somos el único país que no tenemos una plataforma educativa”, lamentó.

    Año académico

    El período escolar inició el 1 de febrero, pero las clases de manera formal comenzarán el 1 de marzo.

    De acuerdo con las fechas establecidas por la Secretaría de Educación, del 1 al 28 de febrero se realizará la etapa de reforzamiento, nivelación y promoción para los alumnos que no pudieron conectarse frecuentemente a sus clases durante el año pasado.

    Simultáneamente se realizará el proceso de matrícula en los diferentes centros educativos, se prevé que este año la inscripción sea flexible para lograr matricular al mayor número de niños y niñas.

    A partir del 1 de marzo, todos los alumnos comenzarán con el desarrollo del plan de estudio correspondiente a cada grado, hasta el 30 de noviembre, si no hubiera ninguna interrupción.

    Este año la Secretaría de Educación trabajará bajo los lineamientos del plan estratégico 2021-2023, el cual establece tres componentes: el administrativo, el pedagógico y el comunitario.

    El ministro de Educación, Arnaldo Bueso, detalló que en el primer componente se reorienta el presupuesto de educación para dar atención en salud, alimentación y provisión de materiales educativos a la población estudiantil.

    El segundo establece la priorización del pénsum, identificando las competencias que los estudiantes requieren en la actualidad como creatividad, pensamiento crítico, comunicación, colaboración y habilidades para la vida en el mundo adecuándolas a plataformas virtuales.

    Además, se fortalecerá la formación del docente en el manejo de nuevos enfoques metodológicos curriculares híbridos.

    El tercero señala que se realizará el seguimiento a los estudiantes para identificar a los que salen del sistema; además, se presentará a los operadores de la red móvil un plan de cobertura digital programado por fases para habilitar la oferta de conectividad en los centros educativos.

    Pilotaje

    Las clases de reapertura en los centros escolares está condicionada por el nivel de contagio de covid-19; sin embargo, Bueso ha indicado que se realizarán ensayos en algunos municipios donde no haya infectados.

    Ante eso, la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec) junto con el Observatorio de la Upnfm trabajan en la elaboración de un mapa que le dé al Ministerio de Educación lineamientos sobre los municipios donde se puede implementar la semipresencialidad de las clases.

    El mapa prioriza las zonas del interior del país donde no hay acceso a televisión, radio e internet, y donde los contagios son pocos.

    En las próximas semanas se entregará dicho mapa a las autoridades de Educación; se espera que en los siguientes meses se puedan reabrir algunos centros.

    “Hay varias aldeas de La Paz, Santa Bárbara, Lempira y Ocotepeque que tienen pocos casos de covid y en esas aldeas no tienen internet”, indicó Alas.