27/11/2023
11:51 PM

En época de pandemia y guerra hay que ser flexible y resiliente

Ismael Cala, periodista, conferencista y motivador, les dice a los hondureños que 2023 será un mejor año; pero deben enfocar la mente, los objetivos y evitar las distracciones.

San Pedro Sula

Ismael Cala, conferencista y escritor de “best sellers” de temas de liderazgo, emprendimiento y desarrollo personal, les dice a los hondureños que, pese a la guerra en Ucrania, covid y la recesión mundial, 2023 puede ser un año de crecimiento personal y de grandes oportunidades si cada quien enfoca su mente en objetivos y evita las distracciones.

Cala ha visitado a Honduras por más de seis ocasiones y ayer, por invitación de Cooperativa Elga, ofreció en San Pedro Sula la conferencia magistral “Manifiesta tu destino 2023”.

Cala, amigo de Deepak Chopra (autor del famoso libro “El monje que vendió su Ferrari”), le dijo a Diario LA PRENSA que en esta época de volatilidad e incertidumbre quienes aspiren a ser líderes dentro de empresas deben ser flexibles, versátiles, resilientes e íntegros.

" Siempre digo a las personas: tienes que atreverte, no tengas miedo, somos versátiles. "

¿Cuál es el mensaje que esta vez trae a Honduras?

Estoy muy feliz porque yo siempre digo que volver en una segunda ocasión significa que la primera cita te gustó. Cooperativa Elga, cuando me trajo a Tegucigalpa, sentí que resonábamos mucho en misión, valores, resiliencia de la organización, capacidad de innovar y adaptarse al mercado. Me gustó mucho y me comprometí con ser alguien que aporta valor a sus miembros.

Creo que fue un éxito y ahora me han convocado en esta época interesante. Es el término de un año que yo llamo líquido, por no decir gaseoso, ha sido demasiado fluido, con alta fragilidad, volatilidad e incertidumbre.

La Cooperativa Elga me trae como portavoz para transmitir la felicidad corporativa que queremos en nuestra América Latina, donde el trabajo, nuestra vida productiva, no se asocie con trabajo duro, sacrificio y lucha. Nosotros nos pasamos una parte de nuestras vidas produciendo para la sociedad, pero esta producción tiene que ser divertida, una producción con propósito. No con ese concepto de que ‘algo debo hacer para ganarme la vida’, porque la gente tarde o temprano termina ansiosa, termina deprimida, termina con ausentismo laboral.

" La perfección es hacer lo mejor y lo óptimo con los recursos que tengo hoy. "

El año 2023 puede ser un buen año a pesar de la guerra en Ucrania, la recesión que anuncian, si nosotros invertimos en la educación del ser y no solo del saber y saber hacer. Hago una mezcla de lo que las universidades más importantes del mundo dicen sobre cómo nosotros, con prácticas de dos minutos al día, podemos reclamar ese control sobre el sistema nervioso central autónomo, mantenernos en una salud radiante, armonizada, mantener una mente que pueda enfocarse.

¿Cómo puede un ser humano enfocar su mente y sus objetivos en este momento que hay tantos factores que asfixian como la pandemia y la guerra?

Es entendiendo que nosotros estamos en un mundo maravilloso por el acceso que tenemos a la comunicación, a la hiperconectividad; sin embargo, es un mundo que nos reta, que si no hacemos pausas conscientes y si no buscamos un centramiento interior estaremos creyendo que todo va a venir como una solución mágica desde afuera, y no va a ocurrir así. ¿Cómo? Haciendo un trabajo, es ignorando los atajos, y los atajos muchas veces son aquellos que si uno tiene ansiedad uno cree que un fármaco la va a quitar, que si tiene insomnio un fármaco lo va a quitar, que si tiene relaciones conflictivas en un equipo de trabajo una pastillita va a resolver, y no es así. Nosotros somos seres que estamos relacionados a través de vínculos, relaciones humanas.

" No hablemos de recursos humanos, hablemos de gestión del talento humano "

Ahora, yo les digo a las empresas que no hablemos de recursos humanos, hablemos de departamentos de gestión del talento humano, departamento de gestión de relaciones humanos. No somos recursos, antes nos veían como recursos, hoy somos entes holísticos integrales que necesitan ser gestionados con una inteligencia cada vez menos autoritaria y más por integridad, por admiración, con un liderazgo de ejemplaridad, de valores, de misiones. Los jóvenes hoy no tienen miedo, se pueden ir cuando sienten que una organización no les estimula para crecer.

Su último libro se titula “Fluir para no sufrir”, ¿cuál es el mensaje central?

Es mi libro número once y además es un libro que tiene once principios, los principios del líder bambú. Es un trabajo muy riguroso. Siento que es, hasta ahora, el trabajo de más compilación de rigor que he hecho desde que comencé a escribir en 2011. Me di a la tarea de crear un modelo de liderazgo que es lo que siento, y sentimos desde el equipo de investigación Cala Enterprises que el mundo necesita hoy líderes que miren hacia adentro, con vulnerabilidad, honestidad, integridad, que quieran impactar hacia afuera y quieran dejar un mejor mundo.

Los principios como la integridad, la flexibilidad, la colaboración, la resiliencia, la consciencia y la elevación, la gratitud, la fuerza serena, la versatilidad. Estos principios tienen mucho que ver con las habilidades fluidas que las corporaciones necesitan en sus líderes. Antes buscaban mucha intelectualidad, que la gente tuviera mucha data, mucho conocimiento, hoy ya no tanto, porque cualquiera puede reproducir data, pero lo interesante es que no todos somos capaces de crear algo diferente con esa data que estamos reproduciendo. Hoy estamos buscando gente que tenga coeficiente de adaptabilidad, creatividad, que sepa innovar y que no se paralice con los cambios, que se pueda mover con el ritmo de los cambios.

¿Qué deben hacer los líderes para cohesionar los equipos con viejas y nuevas generaciones que crecieron con internet?

Para cohesionar en un mundo con tantas generaciones conviviendo, un líder hoy tiene que ser un líder desde el ser. SER es un acrónimo que yo he creado. Cuando hablo de SER hablo de S de servicio, si tú no te sientes instrumento de servicio, si tú no eres un líder humilde, que no te sientes jefe para recibir respuestas y sugerencias de personas que, aunque no tengas cargos a tu alrededor, tienen inteligencia y pueden aportar, eres un líder arcaico, de la vieja generación. Cuando hablo del servicio es hacer crecer a otros, no tomar el crédito de las victorias: hay que decir gracias, equipo, esto es gracias a ustedes y asumo mi responsabilidad en el fracaso... La E en SER es de excelencia. Es alguien que entiende que nunca va a llegar a la perfección, la perfección no existe. La perfección es hacer lo mejor y lo óptimo con los recursos que tengo hoy. La R es de resiliencia. Que cuando te canses, descansa, no abandones.

Muchas personas creen que “por la edad” no pueden darle un giro a la vida para ser feliz, ¿es posible hacerlo?

Siempre les digo a las personas: tienes que atreverte, no tengas miedo, somos versátiles. La gente se cree monotalentosa, la gente cree que como estudió una única carrera se va a ganar la vida únicamente con eso. Yo le digo a la gente: yo soy un psicólogo aficionado, soy psiquiatría aficionado, no tengo esos títulos, pero estudié psiquiatría, psicología, psicología clínica, positiva, epigenética, neurociencias, todo eso estudié, porque lo quería para mí.

Ahora resulta que me sirve para compartirlo con otros, hoy me gano la vida con mil cosas de las cuales no tengo un título. Yo tengo tres títulos: licenciado en Historia del Arte, pero no trabajo de eso; Comunicación Social, ¿trabajo en eso?, no (...). Trabajo en una empresa nuestra: doy charlas, escribo libros, hago retiros, enseño a hablar en público y desarrollar su oratoria.

Ismael Cala en entrevista con LA PRENSA en el Hotel Intercontinental de San Pedro Sula antes de ofrecer la conferencia en el Copantl Hotel & Convention Center.