05/08/2022
02:08 PM

Más noticias

Empleados podrán renunciar con el 50% de sus prestaciones

Los cotizantes tendrán una cuenta con sus aportes y otra de la reserva laboral.

Tegucigalpa, Honduras.

La nueva Ley Marco de Protección Social para una Vida Mejor garantizará a los trabajadores hondureños el pago de sus prestaciones laborales, independientemente de si renuncian voluntariamente de su empleo o si son despedidos de forma justificada o injustificada por sus empleadores.

Esta disposición representa un significativo avance en materia laboral, puesto que hasta ahora los asalariados que renunciaban a su trabajo o eran despedidos por sus patronos perdían su derecho al auxilio de cesantía y solo recibían algunos beneficios como vacaciones y pago del décimo tercero y cuarto mes de salario en forma proporcional. Sin embargo, con la vigencia de la nueva normativa se constituye un fondo de reserva laboral de capitalización individual, que podrá ser depositado en el Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) o en el fondo privado de pensiones de su preferencia, constituido por las aportaciones patronales obligatorias equivalentes al 4% mensual del salario ordinario.

Así, de esta forma se ordena a todos los empleadores depositar el equivalente a la mitad de las prestaciones (4% del sueldo mensual) para cada uno de sus empleados en una cuenta individual a nombre del trabajador que generará intereses a su favor durante todo el tiempo que permanezca en su empleo.

El trabajador podrá acceder a estos fondos y los intereses generados cuando deje de trabajar para la empresa, ya sea por despido, renuncia o jubilación.

En caso de despido injustificado, el asalariado mantiene su derecho a reintegro o a la cesantía laboral y el patrono podrá hacer uso de la reserva constituida del 4% para complementar el pago que establece el Código Laboral hasta completar el 100% de las prestaciones del trabajador.

Roberto Carlos Salinas, asesor de la Ley e interventor del Seguro Social, ejemplificó que “con su reserva e intereses, el trabajador recibirá el 75% de las prestaciones vigentes si voluntariamente se retira; pero si el patrono lo despide injustificadamente, aplica el Código de Trabajo que establece el pago de un mes por cada año de servicio sobre el salario promedio, es decir, que si el Código ordena que tiene que pagarle 200 mil lempiras, el patrono podrá usar los 100 mil de la reserva laboral y encima deberá completar los 100 mil restantes de su capital, a menos que el empleado prefiera el reintegro, explicó.

La reserva para cada trabajador comenzará a constituirse a partir de la vigencia de la Ley y no tiene efectos retroactivos, es decir, que solo se aplica a los trabajadores que entren bajo el nuevo sistema de previsión.

En este punto, la ley también estableció que las empresas con menos de diez trabajadores estarán exentas de aportar el 4% de reserva laboral hasta enero de 2018.

Rompimiento de techos

Bajo el nuevo sistema de protección social, el trabajador hará un aporte consolidado del 6.5%, que se divide en 3.5% del patrono, 2.5% del trabajador y 0.5% del Estado.

Esto es igual a lo que el trabajador está cotizando hoy en día de 3% al RAP (compuesto por el aporte del empleado 1.5% y del patrono 1.5%) más el 3.5% del IHSS, que se consolidan en un solo pago.

Salinas explicó que no habrá un rompimiento a los techos de cotización, pero se indexa la inflación anual haciendo que el sistema se revalorice y sea acorde a la capacidad económica del hondureño.

Otro aspecto relevante es que los afiliados al nuevo sistema podrán optar a redes y proveedores de servicios de salud (públicos, privados y mixtos) certificados por entidades supranacionales, con una red propia del IHSS renovada y fortalecida.

Los proyectistas garantizaron que prácticamente se pagará lo mismo que ya se cotiza al Seguro Social, pero con la diferencia que el derechohabiente podrá elegir en la red que recibirá atención médica.

En este punto, los trabajadores mantienen sus reservas porque temen que se trate de una privatización de la salud; pero Salinas aseguró que no se privatiza la salud, más bien se mejora la red pública y se busca gradualmente la cobertura universal.

Por otro lado, el Régimen de Riesgos Profesionales incluye la obligación a las empresas con más de 10 empleados a asegurar a sus trabajadores mediante cobertura privada o pública y aquí el Estado ni el trabajador pagan nada.

Asimismo, los cotizantes del IHSS podrán tener acceso a financiamiento para vivienda y otras necesidades esenciales, deducibles por planilla y haciendo uso del sistema financiero y cooperativo.

Dentro de los regímenes de protección y de previsión social se otorgan los beneficios de bolsa solidaria, sepelio digno, parques recreativos, pago de pensiones a jubilados y préstamos personales.