Tegucigalpa. El Gobierno de El Salvador pretende la isla Conejo, adscrita al municipio de Goascorán, Valle, para instalar un faro y un centro de monitoreo marítimo que sirvan para guiar las embarcaciones hacia el puerto La Unión.

En eso concluyen algunos habitantes de la zona que ven con preocupación las pretensiones salvadoreñas sobre la isla, que, según el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de 1992, nunca estuvo en disputa por considerarla estrictamente hondureña.

Edwin Antonio Sandoval, habitante de la zona sur, advirtió que desde hace varios años se maneja que el puerto La Unión requiere un faro para guiar las embarcaciones que navegan en el sector del Golfo de Fonseca.

Sandoval sostuvo que es necesario adoptar medidas ante las intenciones salvadoreñas.

Por su ubicación, la isla Conejo facilitaría la navegación de las embarcaciones e incrementaría el flujo comercial en el puerto salvadoreño que todavía no termina de arrancar por la poca profundidad de sus aguas, explicó.