27/05/2024
04:54 PM

Casas de empeño replantean sus operaciones para subsistir

Propietarios aseguran que tuvieron que comenzar a aceptar artículos tecnológicos porque el oro y la plata están escasos en el mercado.

    San Pedro Sula, Honduras.

    Doña Zulma Turcios llegó a Empeños y Joyería Jades y Esmeraldas, en el barrio Concepción, buscando empeñar su celular para cubrir una emergencia familiar. “¿Cuánto me da? Me urge el dinero para unos medicamentos de mi mamá”, expresó la señora.

    Esta historia se repite todos los días en las casas de empeño, que desde su existencia se volvieron una alternativa para muchas personas mientras atraviesan una crisis económica.

    El mercado que admiten estos comercios ha variado en los últimos años, quienes necesitan préstamo en efectivo ya no solo llevan prendas de oro, joyas o brillantería. Para conseguir recursos se puede dejar desde lo más sencillo como un chimbo de gas, hasta accesorios de vehículos.

    Propietarios de estos negocios aseguran que tuvieron que comenzar a aceptar distintos artículos porque el oro está escaso en el mercado debido a la inseguridad. Es la electrónica lo que actualmente gana terreno resultado de la revolución tecnológica.

    Lavadoras, instrumentos musicales, consolas de videojuegos, electrodomésticos y equipo deportivo son algunos de los productos que reciben las casas de empeño.

    “Poco a poco hemos tenido que ir replanteando el negocio y modificar el concepto porque las personas ya no usan muchas joyas, aunque siempre vienen. Hay quienes han querido dejarnos hasta carros o motocicletas, pero eso todavía no lo aceptamos”, dijo Elías Castillo, gerente de Jades y Esmeraldas.

    Herramientas, artículos, instrumentos musicales y accesorios de carros son artículos que pueden ser empeñados.
    Modernización

    En Maxiefectivo, fundada en 2009 y con 12 tiendas a nivel nacional, cuentan con un catálogo para explicar a los usuarios los artículos por los que pueden prestarles dinero.

    Roger Rodas, gerente de la sucursal ubicada en Nova Prisa, indicó que admiten hasta audífonos de bluetooth, equipo de oficina y cómputo, bolsos de dama, mochilas, entre otros.

    Amplió que cuando una persona lleva un artículo electrónico como línea blanca, teléfonos, audio o video, estos son revisados minuciosamente para confirmar si están en buenas condiciones.

    En este lugar el usuario tiene 30 días para recuperar el objeto, más un plazo extra por si desea llegar a un arreglo una vez vencido el contrato.

    Rodas detalló que al mes llegan unos 400 clientes, hombres y mujeres por igual, principalmente en edades de 30 a 50 años.

    Algunos de estos establecimientos brindan a sus clientes frecuentes beneficios como parte de su programa de lealtad o descuentos al momento que deseen adquirir algunos de los artículos que están en remate, principalmente los de tecnología, que debido a la constante actualización pierden valor e interés para los compradores.

    Repunte

    Julissa Rodríguez, administradora de Casa la Plata, indicó que son los meses de enero, febrero y junio donde mayor afluencia de clientes registran, seguido de los días después de Semana Santa.

    “Nuestro fuerte sí es la plata y el oro. El cliente tiene una garantía de tres meses para saldar su deuda, si no regresan se remata a los cuatro meses”, comentó Rodríguez.

    Luego de negociar con el encargado de la tienda, Zulma Turcios recibió 1,500 lempiras por su teléfono que le permitirán salir temporalmente de su dificultad económica.