Habitantes de Omoa y representantes del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Honduras comenzaron las diligencias para declarar algunas áreas como zonas protegidas.

Alex Vallejo, director regional de Áreas Protegidas, señaló que habrá muchos beneficios para la comunidad. “Si se logra la meta, los habitantes tendrán mejor calidad de vida en su entorno ambiental y en la pesca. Se busca proteger sobre todo las áreas adonde hay vida vegetal y animal”, explicó.

Dentro de las zonas que se estarían señalando se encuentran las comunidades de Tegucigalpita, Cuyamel, Cortesito, San Carlos, Masca, Veracruz y otras cerca de la montaña de El Merendón.

“El proyecto se encuentra en su etapa de socialización y diagnósticos sociobiológicos. Será el Congreso el que decrete la protección de las áreas de Omoa”, añadió el funcionario.

Hace seis meses se comenzó el plan de protección de dichas zonas, éste finaliza en 2011 y es financiado por la Unión Europea por medio del Proyecto de Gestión Sostenible de los Recursos Naturales y Cuencas del corredor Biológico Mesoamericano en el Atlántico Hondureño, Procorredor.

A la fecha hay 140,000 euros disponibles.

Gustavo Cabrera, biólogo y técnico de la Unidad Ambiental de Omoa, dijo que es muy buena oportunidad la que se está proponiendo. “La comunidad se ha visto muy afectada en su medio ambiente debido a varias actividades operativas de algunas empresas”.

Edita Guzmán, habitante de la comunidad garífuna de Masca, dijo que esperan que se cumpla esta clase de proyectos: “Nosotros como pobladores estamos dispuestos a colaborar en todo lo que tenga que ver con los planes de la protección de las áreas. Pero igual, esperamos el apoyo de las máximas autoridades del Gobierno”.