Tegucigalpa, Honduras.

La fabricación del buque patrullero costero en Israel avanza a todo vapor. La embarcación será parte del nuevo equipo logístico que potenciará las labores de la Fuerza Naval de Honduras (FNH).

El navío estará destinado a la vigilancia de las costas, el mar territorial y áreas remotas de difícil acceso como parte de la lucha contra la criminalidad organizada y la protección ambiental.

“Es una embarcación que el Gobierno de Honduras adquiere y que es construida en los astilleros de Israel. La misma estará finalizada en noviembre de 2019, pero si se presentara algún retraso esperaríamos su entrega en febrero de 2020”, explicó Efraín Mann Hernández, jefe de la FNH.

La repotenciación de la Naval forma parte de un paquete de equipos que Honduras adquirió y que incluye, además, logística para inteligencia y ciberseguridad.



Equipamiento

La patrullera es una embarcación que contará con tecnología de punta. Tiene un casco en la corbeta, es una embarcación que traza sus líneas en el diseño de las misileras, pero que está equipada con sensores y sistemas de armamento avanzados. Asimismo, una vez esté terminada tendrá un desplazamiento de 500 toneladas, con una eslora de 62 metros (203 pies), un haz de 7.6 metros (25 pies) y un calado de 2.7 metros (8.9 pies). No hay detalles del tipo de motores diésel que tendrá, pero expertos aseguran que posiblemente utilice dos motores tipo MUT 16V, los que le proporcionarán una velocidad máxima de 32 nudos, unos 59 kilómetros y una autonomía de las cinco mil millas a 13 nudos.

“Se repotencia la Fuerza Naval con la adquisición de este equipo, que es de alta tecnología. Es la primera embarcación de ese nivel que llega a Centroamérica y es parte del apoyo que el Gobierno da a las Fuerzas Armadas”, señaló René Orlando Ponce Fonseca, jefe de la institución castrense.

La OPV 62 (Offshore Patrol Vessel) se equipará con sensores y sistemas de procesamiento como el radar de navegación Furuno, un sistema de vigilancia y observación electróptica, radar de vigilancia y artillería.



El modelo incluye una plataforma de vuelo para un helicóptero y se dotará de un helicóptero AS565 Panther y se adecuan cuatro Bell 412 para el uso naval.

Pero hay también dos unidades aéreas no tripuladas (Dron) Orbiter 2. Su armamento consistirá en tres cañones remotamente tripulados y cuatro de operación manual.

La embarcación estará preparada para atacar amenazas y objetivos de superficie, aire y tierra, pero también su accionar se dirigirá a tareas de operaciones de abordaje, búsqueda y rescate. Los astilleros de Israel brindarán toda la capacitación a la tripulación, equipo de mantenimiento, guías y todas las instrucciones que se requieran para el manejo del equipo.